Clases de suelo

Noticias Legislación   Enlaces Durbacan
Derecho Urbanístico IusCan
Portal Jurídico Info Plan
Planeamiento PaHisCan Patrimonio Histórico

Clases de suelo

Suelo urbano

Suelo urbanizable

Suelo No Urbanizable (Rústico)

El Real Decreto Ley 4/2000, de 23 de junio, de Medidas Urgentes deLiberalización del Sector Inmobiliario y Transportes, permite a lospropietarios del suelo no urbanizable la posibilidad de promover el desarrollourbano de sus terrenos, con la condición de que sobre ellos no concurrancircunstancias concretas que determinen o justifiquen su protección (por suvalor agrícola, forestal, ganadero o por sus riquezas naturales).Estosupone que la clasificación del suelo ya no es competencia discrecional de laAdministración, sino que se convierte en una decisión reglada.

Clasificación del suelo en municipios sin planeamiento.

En los municipios que carezcan de planeamiento general, el suelo que no tengala condición de urbano de conformidad con los criterios establecidos en elartículo 8 de la Ley 6/1998, tendrá la consideración de suelo no urbanizable,a los efectos de dicha Ley.

Home

  . l

 

Bibliografías. Urbanismo

Noticias Legislación   Enlaces Durbacan
Derecho Urbanístico IusCan
Portal Jurídico Info Plan
Planeamiento PaHisCan Patrimonio Histórico

BibliografíasURBANISMO

VIVIENDA – ARQUITECTURA – PATRIMONIO HISTÓRICO

  • ABREU Y PIDAL, J.M. de — Propiedad, titularidady funcionalidad de los terrenos forestales. Madrid, 1996, 150 pp., 2.000Ptas.

 

  • ACALÉ SÁNCHEZ, María — Losdelitos urbanísticos. Ed. CEDECS, Barcelona, 1997, 5.700 Ptas., ISBN:84-89171-85-8

 

  • ACÍN FANLO, José Luis — Viaje a lospueblos deshabitados del Alto Aragón. Ed. Prames, Zaragoza, 1997, 263pp., 3.500 Ptas.

 

  • ACQUARONE, M. T. — La nuevas urbanizaciones yaspectos del tiempo compartido. Sus características, estructuras jurídicasy configuraciones documentales. Buenos Aires, 1998, 316 pp., 7.690 Ptas.

 

  • AGOUES MENDIZÁBAL, C. — La responsabilidaddel arquitecto municipal. (Especial referencia a los convenios urbanísticos). Oñati, 1998, 118 pp., 3.120 Ptas.

 

  • AGUILAR CORREDERA, J.M., & AGUILAR CORREDERA, F. — Infracciones urbanísticas y procedimiento sancionador. Sevilla,1994, 688 pp., 2.900 Ptas.

 

  • ALMAGRO GORBEA, Antonio — La casa de la comunidadde Teruel. Diputación Provincial de Teruel & Museo de Teruel,1993

 

  • ALONSO IBÁÑEZ, Mª. del Rosario — El Patrimonio histórico. Destino público y valor cultural. Facultad de Derecho, Universidad de Oviedo, Ed. Civitas, 1992

 

  • ALONSO OMEÑACA, Samuel — Arquitecturapopular: visión antropológica de la vivienda tradicional en elMoncayo soriano. Turiaso, X, Tomo II, pp. 617-634, Centro deEstudios Turiasonenses, Dip. Prov. Zaragoza, Tarazona, 1992

 

  • AMENOS ALAMO, J. — La inspección urbanística:Concepto y régimen jurídico. Barcelona, 1999, 326 pp., 5.150Ptas.

 

  • AMERIGO, M. — Satisfacción residencial.Un análisis psicológico de la vivienda y su entorno. Madrid,1995, 169 pp., 1.500 Ptas.

 

  • ANTÓN OLIVA, A. — Derecho urbanístico. Estudios Financieros, Madrid, 1996, 4.500 Ptas.

 

  • ARANA GARCÍA, Estanislao — Las sociedaddesmunicipales de gestión urbanística. Marcial Pons Ediciones Jurídicas,Madrid, 1997, 398 pp., 4.500 Ptas, ISBN: 84-7248-514-5

 

  • ARCO TORRES, M. A. del & PONS GONZÁLEZ, M. — Derecho a la construcción. (Aspectos administrativos, civiles ypenales). Granada, 1997, 2ª Ed., 596 pp., 7.800 Ptas.

 

  • ARENAS M., BASIANA, X., GAUSA M. & RUANO, M. — Barcelona transfer: Sant Andreu-La Sagrera. Planificación Urbana. Actar, Barcelona, 1995, 160 pp.

 

  • ARMENGOT DE PEDRO, Antonio y otros (elabs.) — Régimendel suelo y valoraciones. Comentarios a la Ley 6/1998, de 13 de abril. ElConsultor de los Ayuntamientos, Madrid, 1998, 414 pp., 8.000 Ptas.

 

  • ARNÁIZ EGUREN, R. — Registro de lapropiedad y urbanismo. ( Estudio sobre la inscripción de actos y negociosde naturaleza urbanística). Madrid, 1995, 699 pp., 7.500 Ptas.

 

  • ARREDONDO GUTIERREZ, J.M. — Formularios deurbanismo. Granada, 1994, 652 pp., 6.180 Ptas.

 

  • ARREDONDO GUTIÉRREZ, J. M. — Demoliciónde edificaciones ilegales y protección de la legalidad urbanística. Granada, 1996, 288 pp., 3.500 Ptas.

 

  • ARREDONDO MARTÍNEZ, J.M. — Lasinfracciones urbanísticas. Granada, 1995, 482 pp., 7.500 Ptas.

 

  • ASIS ROIG, A.E. (Dir.); FONSECA FERRANDIS, MONJASBARRENA, ALVAREZ ACEITUNO — Legislación del suelo: análisiscomparativo. Incidencia de la STC 61/1997. Ed. La-Ley-Actualidad, Madrid1997, 448 pp., 2.600 Ptas.

 

  • ÁVILA ORIVE, J. L. — El suelo comoelemento ambiental. Perspectiva territorial y urbanística. Bilbao,1998, 325 pp., 3.000 Ptas.

 

  • AYLLON CAMPILLO, M. — El planeamiento urbanísticoy la sociedad del bienestar. Fundación para el Análisis y losEstudios Sociales, Madrid, 1994, 27 pp.

 

  • BACHILLER MARTÍNEZ, J.M. — Espaciosrurales desfavorecidos. Las transformaciones del suroeste soriano. Valladolid, 1996, 356 pp., 4.160 Ptas.

 

  • BALLART, J. — El Patrimonio Histórico yArqueológico: valor y uso. Barcelona, 1997, 268 pp., 1.800 Ptas.

 

  • BANDRÉS SÁNCHEZ-CRUZAT, J. M. y otros — Estudios jurídicos sobre urbanismo. Barcelona, 1997, 172 pp.,2.600 Ptas.

 

  • BARCELONA LLOP, Javier — La utilizacióndel Dominio Público por la Administración. Las reservasdemaniales. Editorial Aranzadi, Pamplona, 1996, 350 pp., 5.000 Ptas.

 

  • BELTRÁN MARTÍNEZ, Antonio — Etnología y antropología cultural en la comarca del Moncayo. Turiaso, X, Tomo II, pp. 565-600, Centro de Estudios Turiasonenses, Dip.Prov. Zaragoza, Tarazona, 1992

 

  • BENEVOLO, L. — La ciudad europea. EditorialCritica, Barcelona, 1993

 

  • BENSUSÁN MARTÍN, M. P. — Laprotección urbanística de los bienes inmuebles históricos. Ed. Comares, Granada, 1996, 290 pp. 3.000 Ptas,

 

  • BENSUSÁN MARTÍN, M. P. — La prueba pericial urbanística. (Adaptada a la normativa urbanística vigente tras la sentencia del Tribunal Constitucional de 20 de marzo de 1997). Granada, 1999, 192 pp., 2.500 Ptas.

 

  • BERCOVITZ, R. ( Coord.) — Comentarios a la Leyde Arrendamientos Urbanos. Editorial Aranzadi, 2ª ed., 1.382 pp.

 

  • BERMEJO VERA, J. (Dir.) — DerechoAdministrativo. Parte Especial. Ed, Civitas, Madrid, 1996 (2ª ed.),1.037 pp.

 

  • BETTINI, V. — Elementos de ecologíaurbana. Madrid, 1998, 398 pp., 4.000 Ptas.

 

  • BORJA, J. & CASTELLS, M. — Local y global. La gestión de las ciudades en la era de la información. Madrid, 1997, 418 pp., 2.975 Ptas.

 

  • BUSTILLO BOLADO, R. O. & CUERNO LLATA, J. R. — Los convenios urbanísticos entrte las administraciones locales y losparticulares. Pamplona, 1997 (2ª Ed.), 238 pp., 3.500 Ptas.

 

  • CABRERA MARCET, E. — Problemática de losabastecimientos urbanos. Necesidad de su modernización. 1997, 212 pp., 3.000 Ptas

 

  • CALVO, A. (y otros) — Sistema UrbanísticoEspañol. Editorial Paraninfo, Madrid, 1993, 228 pp.

 

  • CAMARA DE COMERCIO E INDUSTRIA DE MADRID — Consideraciones económicas, urbanísticas y legales ante la revisióndel Plan General de Ordenación Urbana de Madrid. (Jornadas urbanísticasorganizadas en Madrid durante los días 22,23,23, 25, 29, y 30 denoviembre de 1993). Madrid, 1994, 411 pp.

 

  • CÁMARA OFICIAL DE COMERCIO E INDUSTRIA DE MADRID — El nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Madrid. (Actas de las Jornadas celebradas los días 22 y 23 de septiembre de 1997). Madrid, 1997, 146 pp., 1.500 Ptas.

 

  • CAMPESINO FERNÁNDEZ, M.A., TROITIÑOVINUESA, M.A: Y CAMPOS ROMERO, M.L. (Coord.) — Las ciudades españolasa finales del siglo XX. Murcia, 1995, 221 pp., 1.500 Ptas.

 

  • CANO MURCIA, A. — Teoría y prácticadel convenio urbanístico. (Doctrina, legislación, jurisprudencia yformularios). Editorial Aranzadi, Pamplona, 1996, 346 pp., 4.750 Ptas.

 

  • CANO MURCIA, A. — Publicidad, notificaciones yedictos en el derecho urbanístico. Ed. Comares, Granada, 1996, 4.000Ptas.

 

  • CANO MURCIA, A. — Licencias de primera utilizaciónu ocupación de los edificios, Las. (Doctrina, jurisprudencia, legislacióny formularios). Pamplona, 1997, 2ª Ed., 312 pp., 4.900 Ptas.

 

  • CANO MURCIA, A. — Proyectos y obras deurbanización. Régimen jurídico (Comentarios,jurisprudencia, legislación y formularios. Adaptado a la STC de 20 demarzo de 1997). Granada, 1997, 412 pp., 4.800 Ptas.

 

  • CANO MURCIA, A. — Manual de licencias de aperturade establecimientos. Pamplona, 1998, 462 pp., 5.570 Ptas.

 

  • CANO MURCIA, A. — El urbanismo en la doctrinadel Tribunal Constitucional.Pamplona, 1998, 281 pp., 3.800 Ptas.

 

  • CARCELLER FERNÁNDEZ, A. — Introducción al Derecho urbanístico. Madrid, 1997 (3ª Ed.), 124 pp., 1.250 Ptas.

 

  • CASES PALLARÉS, L. & PONS CÁNOVAS, F. — La implantación de grandes establecimientos comerciales. Madrid,1998, 318 pp., 3.800 Ptas.

 

  • CERASI, M. — El espacio colectivo de la ciudad. Col.Urbanismo, Ed. OIKOS-TAU, Vilasar de Mar, Barcelona, 1990, 184 pp.

 

  • CORELLA MONEDERO, J (y otros) — Curso sobre eltexto refundido de la Ley del Suelo de 26 de junio de 1992. Madrid, 1993,166 pp., 2.000 Ptas.

 

  • CORRAL GIJÓN, J.M. — La publicidadregistral de las situaciones jurídicas urbanísticas. Madrid,1996,309 pp., 2.400 Ptas.

 

  • CORTÉS ALCALÁ, L. (Comp.) — Pensarla vivienda. Madrid, 1995, 182 pp., 1.875 Ptas.

 

  • CREMADES GRIÑÁN, C. M. — Urbanismoen la Edad Moderna. La región de Murcia. Murcia, 1996, 139 pp., 1.500Ptas.

 

  • CUERNO LLATA, J. R. — Regimen transitorio en las normas urbanísticas: el modelo de fuera de ordenación. Ed.Montecorvo, Madrid, 1997, 262 pp., 2.912 Ptas.

 

  • CUETO, J.L. Y AGUIREGOITIA, A. — Elaprovechamieto urbanístico: cálculo y gestión. Oñati,1994, 31 pp., 2.000 Ptas.

 

  • CUETO BULNES, José Luis — Aprovechamientourbanístico y unidades de ejecución. Oñati, 1997, 348pp., 4.500 Ptas.

 

  • DE LA MATA BARRANCO, N. J. — Delitos contra elurbanismo y la ordenación del territorio. Oñati, 1998, 251pp., 2.600 Ptas.

 

  • DESDENTADO DAROCA, E. — Discreccionalidad administrativa y planeamiento urbanístico. Construcción teórica y análisis jurisprudencial. Pamplona, 1997, 514 pp., 6.000 Ptas.

 

  • DOPAZO QUIÑONES, J.L.., GARCÍA VERDUCH,S. (y otros) — El estudio geográfico de los problemas urbanos. Valencia,1994, 115 pp., 1.200 Ptas.

 

  • DUPUY, G. — El urbanismo de las redes. Teoríasy métodos. Barcelona, 1998, 214 pp., 2.5000 Ptas.

 

  • EMBID IRUJO, A., FANLO LORAS, A., PAREJA LOZANO, C., PÉREZPÉREZ, E.y VERGARA BLANCO, A. (Elabs.) — Las obras Hidraúlicas.Madrid, 1995, 334 pp., 2.800 Ptas.

 

  • ESCUDERO MUSOLAS, Antonio — Estudio del mercadoinmobiliario. CISS, 350 pp.

 

  • ESCUIN PALOP, C. (ed.) — Legislación básicadel suelo. Madrid, 1994, 592 pp., 2.950 Ptas.

 

  • ESCUIN PALOP, C. (ed.) — Legislación delsuelo. Normativa estatal y autonómica. Madrid, 1993, 1.520 pp., 6.000Ptas.

 

  • ESTÉVEZ GOYTRE, R. — Manual práctico de planeamiento urbanístico. Adaptado a la Sentencia 61/1997, de 20 demarzo del Tribunal Constitucional. Granada, 1998, 514 pp., 5.500 Ptas.

 

  • FERNÁNDEZ, T.R. — Manual de Derecho Urbanístico.(11ª edic.). Madrid, 1995, 294 pp. 2.800 Ptas.

 

  • FERNÁNDEZ CARBALLAL, A. & SANZ LARRUGA, F.J. (Eds.) — Ley del Suelo de Galicia. Madrid, 1998, 200 pp., 1.500 Ptas.

 

  • FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ, T. R. — Estudio sobre el urbanismo y la protección de los recursos naturales. Madrid, 1996, 181 pp., 1.300 Ptas.

 

  • FERNÁNDEZ DURÁN, R. — La explosióndel desorden. La metrópoli como espacio de crisis global. Madrid,1996, 3ª Ed., 447 pp., 2.995 Ptas.

 

  • FERNÁNDEZ GÜELL, José Miguel — Planificación estratégica de ciudades. Ed. Gustavo Gili,Barcelona, 240 pp., 3.750 pp., ISBN: 84-252-1469-6

 

  • FERNÁNDEZ PIRLA, S. — Planeamientomunicipal. (Temas para la formación de altos profesionales). Madrid,1995, 272 pp., 4.675 Ptas.

 

  • FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, Tomás Ramón — Manual de Derecho urbanístico. Publicaciones Abella, Madrid,1998 (13ª ed.), 294 pp., 2.800 Ptas.

 

  • FERNÁNDEZ, Elena, MALDONADO, Ángeles &FERNÁNDEZ, Isabel — Urbanismo, Arquitctura y Construcción enInternet. CINDOC, CSIC, Madrid, 1998, 201 pp. + diskette, 3.328 Ptas., ISBN: 84-00-07712-1

 

  • FERRER REGALES, M (Coord.) — Planeamiento ygestión metropolitana, comarcal y municipal. EUNSA (EdicionesReunidas de Navarra), Pamplona, 1993

 

  • FONSECA FERRANDIS, F. — El régimen jurídicode los patrimonios municipales del suelo. Madrid, 1996, 197 pp., 2.490 Ptas.

 

  • FONSECA FERRANDIS, F. & MONJAS BARRENA, I. — Legislación del suelo: análisis comparativo (Incidencia de la STC61/1997). 1997, 446 pp., 2.600 Ptas.

 

  • FUERTES, M. — Urbanismo y publicidad registral. Ed. Marcial Pons, Madrid, 1995, 185 pp., 2.500 Ptas., ISBN: 84-7248-251-0

 

  • GARCIA BALLESTEROS, A. (coord.) — Geografíaurbana 1. La ciudad objeto de estudio pluridisciplinar. Barcelona, 1995, 177pp., 2.000 Ptas.

 

  • GALLARDO CASTILLO, M.J. — El dominio públicoy privado de las entidades locales : El derecho de propiedad y la utilizaciónde potestades administrativas. Granada, 1995, 133 pp., 1.498 Ptas.

 

  • GARCIA GOMEZ DE MERCADO, F. — El justiprecio dela expropiación forzosa. (Estudio de su valoración y pago, conespecial consideración de las expropiaciones urbanísticas). Granada,1997, 312 pp., 3.400 Ptas.

 

  • GARCIA MACHO, R. & SOLER VILAR, A. (eds.) — Legislación sobre la vivienda. Normativa estatal autonómica. Madrid, 1994, 888 pp., 6.800 Ptas.

 

  • GARCÍA MERCHANTE, J. S. & TROITIÑOVINUESA, M. A. — Vivir las ciudades históricas: recuperaciónintegrada y dinámica funcional. Cuenca, 1998, 267 pp., 2.000 Ptas.

 

  • GARCIA PABLOS, Rodrigo — Agricultura periurbana. D.G. Ordenación del Territorio, Madrid, 1984, 120 pp., 809 Ptas.

 

  • GARCÍA PLANAS, Gabriel — El delito urbanístico. Ed. Tirant lo Blanch, Valencia, 1996, 126 pp.

 

  • GARCÍA TREVIJANO GARNICA, E. — Elsilencio administrativo en la nueva Ley de Régimen Jurídico de lasAdministraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común. Civitas, Madrid, 1994, 173 pp.

 

  • GARCÍA-RAMOS ITURRALDE, J. & MATEO MENÉNDEZ,F.de — Jurisprudencia urbanística 1994. Madrid, 1995, 568 pp.,11.960 Ptas.

 

  • GARCÍA-RAMOS ITURRALDE, J. & MATEO MENÉNDEZ,F. de — Jurisprudencia urbanística 1995. Madrid, 1996, 566 pp.,11.960 Ptas.

 

  • GARRIDO FALLA, F. y FERNÁNDEZ PASTRANA, J. M. — Régimen jurídico y procedimiento de las Administraciones Públicas:un estudio de la Ley 30/1992. Civitas, Madrid, 1995, 545 pp.

 

  • GAVIRA, C. — Miradas desde la ingeniería.Redes e infraestructuras en Madrid. Madrid, 1996, 141 pp., 2.700 Ptas.

 

  • GENERALITAT VALENCIANA — Comentarios a la Leydel Suelo no Urbanizable. Conselleria d’Obres Publiques, Urbanisme iTransports, Valencia, 1995, ISBN 84-482-0913-3

 

  • GENERALITAT VALENCIANA — Comentarios a la LeyReguladora de la Actividad Urbanística. Ponencias de las jornadascelebradas en febrero de 1995. Consellería d’Obres Publiques,Urbanisme i Transports, Valencia, 1995, ISBN 84-482-1067-0

 

  • GENERALITAT VALENCIANA — Ley del Suelo NoUrbanizable. Ley 4/1992, de la Generalitat Valenciana, de 5 de junio. Consellería d’Obres Publiques, Urbanisme i Transports, Valencia, 1995,ISBN 84-482-1010-7

 

  • GENERALITAT VALENCIANA — Plan de desarrollourbanístico de la Comunidad Valenciana. Síntesis del Avance. Conselleria d’Obres Publiques, Urbanisme i Transports, Valencia, 1995, ISBN84-482-1002-6

 

  • GENNARI, M. — Semántica de la ciudad yeducación. Pedagogía de la ciudad. Barcelona, 1998, 174 pp.,1.905 Ptas.

 

  • GIEURE LE CARESSANT, J. & LLAVADOR CISTERNES, H.(Coord.) — Casos prácticos comentados de Derecho administrativolocal y urbanístico. Jurisprudencia y doctrina. Valencia, 1998, 386pp., 5.800 Ptas.

 

  • gifREU FONT, Judith — Regeneración urbanaen Gran Bretaña, La. La experiencia de las Urban DevelopmentCorporations. Marcial Pons Ediciones Jurídicas y Sociales, Madrid,1997, 224 pp., 2.800 Ptas., ISBN: 84-7248-434-3

 

  • GIRARDET, H. — Ciudades. Alternativas para unavida urbana sostenible. Madrid, 1992, 191 pp., 742 Ptas.

 

  • GÓMEZ-REINO y CARNOTA, E. (coord.) —Ordenamientos urbanísticos. Valoración crítica yperspectivas de futuro. (Jornadas Internacionales de Derecho Urbanístico,Santiago de Compostela, 2 y 3 de julio de 1998) Xunta de Galicia &Marcial Pons Ed., Madrid, 418 pp., 3.500 Ptas., ISBN: 84-7248-620-6

 

  • GONZÁLEZ GARCÍA, Julio V. — Titularidad de los bienes del dominio público.Ed. Marcial Pons, Madrid, 1998, 318 pp., 3.800 Ptas., ISBN: 84-7248-554-4

 

  • GONZÁLEZ LEAL, José Luis — Lafinanciación de la obra pública local a través decontribuciones especiales y cuotas de urbanización. Cedecs EditorialS.L., Barcelona, 1995, 4.400 Ptas.

 

  • GONZÁLEZ ORDOVÁS, M. J. y otros — El malestar urbano en la gran ciudad. Madrid, 1997, 114 pp., 1.600 Ptas.

 

  • GONZÁLEZ PÉREZ, J. — Nuevo régimendel suelo. (Decreto Ley 5/1996, de 7 de junio). Ed. Civitas, Madrid, 1996,216 pp, 2.900 Ptas, ISBN: 84-470-0777-4

 

  • GONZÁLEZ PÉREZ, J. — Comentarios ala Ley sobre régimen del suelo y valoraciones. Ley 6/1998, de 13 deabril). Madrid, 1998, 918 pp., 15.000 Ptas.

 

  • GONZALEZ-BERENGUER URRUTIA, José Luis — La nueva distribución territorial del poder. El caso de Cataluña. Madrid, 1993, 774 pp., 7.725 Ptas.

 

  • GONZALEZ-BERENGUER URRUTIA, José Luis — La financiación del urbanismo y el precio de los terrenos. Ed.Montecorvo, Col. Autonómica y Local, Madrid, 1997, 366 pp., 3.640 Ptas.

 

  • GONZALEZ-BERENGUER URRUTIA, José Luis —La Ley del Suelo después de la sentencia del TC de 20 de marzo de 1997. Madrid, 1997, 258 pp., 3.200 Ptas., ISBN: 84-470-0898-3

 

  • GONZÁLEZ-VARAS IBÁÑEZ, Santiago — La rehabilitación urbanística.Ed. Aranzadi, Pamplona, 1998, 254 pp., 3.500 Ptas

 

  • GRUPO CRONOS — Enseñar la ciudad. Didácticade la geografía urbana. Ediciones de la Torre, Madrid, 1.050 Ptas.,ISBN 84-86587-07-7

 

  • GUTIERREZ-ALVIZ Y CONRADI, P., & ROMERO CANDAU,P.A. — Las parcelaciones en el derecho español. Granada, 1993,507 pp. 7.200 Ptas.

 

  • GUTIERREZ, R. & MARTÍN , M. — Bibliografía Iberoamericana de revistas de arquitectura y urbanismo. InstitutoEspañol de Arquitectura, Alcalá, 1993, 134 pp., ISBN:84-86891-14-0

 

  • HERRERA, F. — El sistema de ciudades en Europa yEspaña. Desarrollo urbano y estrategia de política territorial. Madrid, 1998, 333 pp., 3.000 Ptas.

 

  • HERRERA, F. (ed.) , ARENILLAS, T. & ALBERICH, T.(col.) — Las grandes ciudades en la década de los noventa. Madrid,1994, 342 pp., 2.750 Ptas

 

  • HOSTA PRIVAT, Lluis & GRÀCIA MARTÍNEZ,Antoni — Manual para la ejecución del planeamiento en lacompensación y la cooperación. Vol. 1: El marco teórico yel proyecto de compensación y reparcelación. SCUVIC, S.L.,San Cugat del Valles (Barcelona), 1997, 192 pp., 6.800 Ptas.

 

  • HOSTA PRIVAT, Lluis & GRÀCIA MARTÍNEZ,Antoni — Manual para la ejecución del planeamiento en lacompensación y la cooperación. Vol. 2: El funcionamiento. Modelode contabilización de las operaciones urbanísticas. SCUVIC,S.L., San Cugat del Valles (Barcelona), 1999, 268 pp., 6.700 Ptas.

 

  • HUERGO LORA, A. — Los convenios urbanísticos. Madrid, 1998, 252 pp., 2.900 Ptas.

 

  • IBÁÑEZ ALONSO, Mª. del Rosario — Los espacios culturales en la ordenación urbanística.Ed. Marcial Pons, Madrid, 1994, 160 pp., 2.525 Ptas., ISBN: 84-7248-207-3

 

  • JIMÉNEZ LINARES, María Jesús — El derecho al aprovechamiento urbanístico. Ed. Aranzadi, Pamplona,1997, 320 pp., 4.800 Ptas., ISBN: 84-8193-605-7

 

  • JUNTA DE ANDALUCIA — Espacios públicos :actuaciones de mejora urbana en municipios andaluces. Dir. Gral.deUrbanismo, Cons. de Obras Públicas y Transportes, Sevilla, 1993, 206pp.

 

  • JUNTA DE ANDALUCÍA — Información ydiagnóstico territorial y urbanístico para el ámbito básicode Cortegana. Sevilla, 1996, 282 pp, 3.120 Ptas.

 

  • JUNTA DE ANDALUCIA — Normas Subsidiarias dePlaneamiento Municipal y Complementarias en Suelo No Urbanizable de la Provinciade Córdoba. Dir. Gral. deUrbanismo, Cons. de Obras Públicas yTransportes, Sevilla, 1993, 124 pp., ISBN: 84.86783-15-1

 

  • LABORDA YNEVA, J. — Arquitectura. Textos críticos,1992-1995. Zaragoza, 1996, 254 pp, 1.200 Ptas.

 

  • LABORDA YNIEVA, José — La arquitecturacomo diversidad. Zaragoza, 1998, 169 pp., 1.500 Ptas.

 

  • LASO MARTÍNEZ, José Luis — Urbanismo y medio ambiente en el nuevo Código Penal. Marcial PonsEdiciones Jurídicas y Sociales, Madrid, 1997, 238 pp., 3.000 Ptas., ISBN:84-7248-430-0

 

  • LASO MARTÍNEZ, José Luis & LASOBAEZA, Vicente — El aprovechamiento urbanístico.Ed. Marcial Pons, Madrid, 1995, 434 pp., 4.500 Ptas., ISBN: 84-7248-1

 

  • LEAL MALDONADO, J. & CORTÉS ALCALÁ,L. — La vivienda en Madrid. Consejería de PolíticaTerritorial, Comunidad de Madrid, 1995, 193 pp.

 

  • LEAL MALDONADO, José Luis & CORTES ALCALÁ,Luis — La dimensión de la ciudad. Centro de InvestigacionesSociológicas, Madrid, 1995, 238 pp., ISBN 84-7476-220-0

 

  • LESMES SERRANO, C. y otros (Elabs.) — Derecho Penal Administrativo. Ordenación del Territorio, Patrimonio Histórico, y Medio Ambiente. Granada, 1997, 578 pp., 5.800 Ptas.

 

  • LLISET BORRELL, F. — La gestión urbanística. Barcelona, 1997, 900 pp.(4 vols.), 67.600 Ptas., actualizaciónanual (26.600 Ptas.)

 

  • LLISET BORRELL, F. — El sistema urbanísticoespañol después de la ley 6/1998. Barcelona, 1998, 630 pp.,9.465 Ptas.

 

  • LOBATO GÓMEZ, Jesús Miguel & QUINTANALÓPEZ, Tomás — Constitución y gestión de lospatrimonios municipales de suelo.E. Marcial Pons, Madrid, 1996, 146 pp.,2.000 Ptas., ISBN: 84-7248-317-7

 

  • LÓPEZ DE LUCIO, Ramón ; HERNANDEZ AJA,Agustín — Los nuevos ensanches de Madrid: la morfologíaresidencial de la periferia reciente. Gerencia Municipal de Urbanismo,Madrid, 1995, ISBN 84-7812-308-3

 

  • LÓPEZ DE LUCIO, Ramón (ed. lit.) — Vitoria-Gasteiz. El proyecto de una capital para el Pais Vasco. Historia,planes y proyectos de obras. Georplán, Oficina de Proyectos, Vitoria,1994, 159 pp., ISBN: 84-604-7463-1

 

  • LÓPEZ DE SÁ FERNÁNDEZ, Paloma yotros — Las Juntas de Compensación y su tratamiento fiscal. CajaRural, Córdoba, 1996, 166 pp., ISBN: 84-88284-02-0

 

  • LÓPEZ FERNÁNDEZ, Luis M. — Elaprovechamiento urbanístico transferible. Ed.. Montecorvo, Madrid,1996, 500 pp., 5.500 Ptas.

 

  • LÓPEZ TRIGAL, Lorenzo (Dir.) — Ciudad yalfoz. Centro y periferia urbana. Jornadas de Estudio y Debate Urbanos. León,1996, 199 pp., 1.600 Ptas.

 

  • LÓPEZ TRIGAL, Lorenzo (Dir.) — Ciudad yentorno de León: análisis de la influencia y propuestas deordenación. Junta de Castilla y León, Consejería deMedio Ambiente y Ordenación del Territorio, 1996, 151 pp.,ISBN:84-7846-575-8

 

  • LORENTE TALLADA, José Luis & ROMERO SAURA,Fernando — Derecho urbanístico de la Comunidad Valenciana. Valencia,1997, 670 pp.

 

  • MAGÁN PERALES, J. M. — El desarrollo urbanístico de la ciudad de Albacete. Albacete, 1997, 272 pp., 1.560 Ptas.

 

  • MANCOMUNITAT DE MUNICIPIOS DE L’AREA METROPOLITANA DEBARCELONA — Dinàmiques metropolitanes a l’àrea i la regióde Barcelona. Institut d’Estudis Metropolitans de Barcelona, Barcelona,1995, ISBN 84-7609-758-1

 

  • MARTIN REBOLLO, L. — La responsabilidadpatrimonial de las Administraciones públicas en el ámbito urbanístico. Santader, 1993, 92 pp., 1.100 Ptas.

 

  • MARTÍN VALDIVIA, Salvador Mª. — Urbanismo y especulación: Los patrimonios públicos de suelo. Ed.Montecorvo, Madrid, 1998, 343 pp., 4.160 Ptas.

 

  • MARTÍNEZ BUENAGA, I. — La arquitecturacisterciense en Aragón, 1150-1350.Zaragoza, 1998, 603 pp., 4.000 Ptas.

 

  • MARTÍNEZ JUSTICIA, M. J. — Antologíade textos sobre restauración. Selección, traducción yestudio crítico. Jaén, 1996, 239 pp., 2.000 Ptas.

 

  • MARTINEZ MARTINEZ, M. — Casos prácticosde manegement estratégico. 1995, 298 pp., 3.400 Ptas.

 

  • MAZÓN, T. — Introducción a la planificación urbana. Alicante, 1997, 206 pp., 1.950 Ptas.

 

  • MEDINA DE LEMUS, Manuel — La propiedad urbana yel aprovechamiento urbanístico. Colegio de Registradores de laPropiedad y Mercantiles de España, Centro de Estudios Registrales,Madrid, 1995, 371 pp., ISBN: 84-88973-X

 

  • MERELO ABELA, J.M. — Contenido y alcance de laSentencia 61/1997, del Tribunal Constitucional sobre la Ley del Suelo. Barcelona,1997, 150 pp., 2.860 Ptas.

 

  • MERELO ABELA, José Manuel — Régimenjurídico del suelo y gestión urbanística. Praxis,Barcelona, 1995, 654 pp., 8.320 Ptas.

 

  • MIER VÉLEZ, J. L. — Juntas de Compensación, asociaciones administrativas de cooperación y entidades de conservación. Pamplona, 1997, 434 pp., 5.500 Ptas.

 

  • MILLÁN LARA, S. & RODRÍGUEZ ALCAIDE,J. J. — Modelos decisionales en la planificación de zonas urbanas.Una aplicación a los terrenos liberados por RENFE en la ciudad de Córdoba. Códoba, 1997, 182 pp., 1.000 Ptas.

 

  • MINGARRO MARTÍN, F. (Dir.) — Degradacióny conservación del Patrimonio Arquitectónico. Madrid, 1996,505 pp., 2.500 Ptas.

 

  • MINISTERIO DE CULTURA — Normativa sobre elpatrimonio histórico cultural. Madrid, 1996, 925 pp., 3.365 Ptas.

 

  • MINISTERIO DE FOMENTO — Accesos a lascarreteras del Estado, vías de servicio y construcción deinstalaciones de servicio. Madrid, 1998, 97 pp, 1.000 Ptas.

 

  • MINISTERIO DE FOMENTO — La ciudad de losciudadanos. Madrid, 1997, 383 pp., 4.900 Ptas.

 

  • MINISTERIO DE FOMENTO — El acceso a la vivienda principal en la Unión Europea. Dirección General para laVivienda, la Arquitectura y el Urbanismo, Madrid, 1997, 95 pp., 1.200 Ptas.

 

  • MINISTERIO DE FOMENTO — Estudio sobre elurbanismo y la protección de los recursos naturales. Madrid, 1997,182 pp., 1.300 Ptas.

 

  • MINISTERIO DE OBRAS PÚBLICAS, TRANSPORTES YMEDIO AMBIENTE — Legislación de arrendamientos urbanos. Centrode Publicaciones, MOPTMA, Madrid, 1994, 513 pp., ISBN 84-498-0071-4

 

  • MINISTERIO DE OBRAS PÚBLICAS, TRANSPORTES YMEDIO AMBIENTE — Normativa urbanística estatal sobre régimendel suelo: texto refundido de la Ley sobre Régimen del Suelo y OrdenaciónUrbana y sus reglamentos vigentes. Centro de Publicaciones, MOPTMA, Madrid,1993, 447 pp.

 

  • MINISTERIO DEL INTERIOR & MINISTERIO DE OBRAS PÚBLICAS,TRANSPORTES Y MEDIO AMBIENTE — Guía explicativa de la nueva ley dearriendamientos urbanos. Centro de Publicaciones, MOPTMA, Madrid, 1994, 32pp.

 

  • MIQUEL, L. (coord.) — El futuro de la ciudadentre la miseria y la utopía. Madrid, 1995, 310 pp., 2.100 Ptas.

 

  • MONCLÚS FRAGA, Francisco J. — La ciudaddispersa. Barcelona, 1998, 223 pp., 1.700 Ptas.

 

  • MONFORT FERRERO, Mª. Jesús — Enajenación de terrenos no edificables y edificios fuera de ordenación. Ed. Tirant lo Blanch, Valencia, 1996, 125 pp., ISBN: 84-002-325-C

 

  • MONREAL, P. — Antropología y pobrezaurbana. Madrid, 1996, 125 pp., 1.700 Ptas

 

  • MONTERO VALLEJO, M. — Historia del urbanismo enEspaña. Tomo I: Del Neolítico a la Baja Edad Media. Madrid,1996, 392 pp., 2.200 Ptas.

 

  • MOYA GONZALEZ, L. (ed.) — La práctica delplaneamiento urbanístico. Madrid, 1994, 278 pp., 3.345 Ptas.

 

  • MUÑOZ CASTILLO, José — Viviendasde Protección Oficial. El procedimiento administrativo. GeneralitatValenciana-Colegio de Arquitectos, Valencia, 1996, 205 pp.

 

  • NAVAL MAS, Antonio — Construcciones para lahistoria del Somontano en el Alto Aragón. Estudio histórico-arqueológico. Huesca, 1996, 379 pp., 4.900 Ptas.

 

  • NAVARRO YAÑEZ, C. J. & PÉREZYRUELA, M. — Participación ciudadana en los municipios : algunaspropuestas sobre enfoques técnicos y metodológicos. Aplicaciónal caso de Córdoba. CSIC, Inst. Estudios Sociales Avanzados,Doc.Trabajo 94-15, Madrid, 1994

 

  • OCAÑA OCAÑA, C . — Málaga :Población y espacio Metropolitano. Málaga,1995, 201 pp.,1.248 Ptas

 

  • OCAÑA OCAÑA, C. — La actividad enel espacio urbano. Aproximación a la estructura funcional de las ciudadesandaluzas.Málaga, 1998, 316 pp., 2.500 Ptas.

 

  • OCAÑA OCAÑA, C. — Áreassociales urbanas. Observaciones sobre las ciudades andaluzas. Málaga, 1998, 225 pp., 2.500 Ptas.

 

  • ORTEGA GARCÍA, Ángel — Derechourbanístico estatal (después de la Ley 6, de 3 de abril de 1998). Ed. Montecorvo, Madrid, 1998, 217 pp., ISBN: 84-7111-363.5

 

  • ORTEGA GARCÍA, Angel — Derecho urbanísticoy la sentencia del Tribunal Constitucional. Madrid, 1997, 92 pp., 1.872Ptas.

 

  • ORTEGA GARCÍA, Á. & ORTEGA CIRUJEDA,J.A — Código de Derecho urbanístico y normativacomplementaria estatales. Madrid, 1998, 624 pp., 7.280 Ptas.

 

  • PARADA, Ramón — Derecho administrativo.III. Bienes públicos y derecho urbanístico. Madrid, 1998, 7ªed., 608 pp., 5.900 Ptas., ISBN 84-7248-590-0

 

  • PAREJA i LOZANO, Carles — El nou dret urbanístic.Institut de Gestió Urbanística Local & Marcial Pons Ed.,Madrid, 1998, 230 pp., 3.000 Ptas, ISBN: 84-7248-610-9

 

  • PAREJO ALFONSO, Luciano (dir.) — Derecho urbanísticode la Comunidad de Madrid. Ed. Marcial Pons, Madrid, 1998, 482 pp., 5.500 Ptas., ISBN: 84-7248-600-1

 

  • PAREJO ALFONSO, L. (dir.) — Legislacióngeneral en materia de urbanismo. Pamplona, 1998, 334 pp., 1.750 Ptas.

 

  • PAREJO ALFONSO, L (Dir.) — Legislacióngeneral vigente en materia de urbanismo tras la sentencia del TribunalConstitucional de 20 de marzo de 1997. Pamplona, 1997, 614 pp., 3.000 Ptas.

 

  • PAREJO ALFONSO, L. — Reivindicación delurbanismo. Liberalización del suelo al servicio del interésgeneral. Ed. Marcial Pons, Madrid, 1997, 116 pp., 1.600 Ptas.

 

  • PAREJO ALFONSO, L. (Coord.) — El urbanismo,hoy. Reflexiones a propósito de la STC 61/1997 y el proyecto de nueva Leyestatal. Madrid, 1997, 380 pp., 3.432 Ptas.

 

  • PAREJO ALFONSO, Luciano (dir.) — Derecho urbanísticode Castilla-La Mancha. Ed. Marcial Pons, Madrid, 1998, 664 pp., 6.500 Ptas.,ISBN: 84-7248-640-0

 

  • PAREJO ALFONSO, Luciano & BLANC Clavero,Francisco — Derecho urbanístico valenciano (Análisis de laLey Reguladora de la Actividad Urbanística). Tirant lo Blanch,Valencia, 1997, 495 pp., ISBN: 84-8002-506-9

 

  • PAREJO ALFONSO, L., JIMÉNEZ BLANCO, A. &ORTEGA ÁLVAREZ, L. — Manual de Derecho Administrativo. Barcelona, 1996, 4ª Ed., 2 Vols., 1.358 pp., 6.900 Ptas.

 

  • PÉREZ DE ARMIÑÁN y DE LA SERNA, A. — Las competencias del Estado sobre el Patrimonio Histórico Españolen la Constitución de 1978. Ed. Civitas, Madrid, 1997, 160 pp.

 

  • PÉREZ FERNÁNDEZ, José Manuel — Urbanismo comercial y libertad de empresa.Ed. Marcial Pons, Madrid, 1998, 552 pp., 6.500 Ptas., ISBN: 84-7248-546-3

 

  • PÉREZ GARCÍA-OLIVER, Lucía — Estado actual del trabajo etnológico en Aragón. Alternativacomarcal. Turiaso, X, Tomo II, pp. 601-616, Centro de EstudiosTuriasonenses, Dip. Prov. Zaragoza, Tarazona, 1992

 

  • PERULLI, P. — Atlas metropolitano. El cambiosocial en las grandes ciudades. Madrid, 1995, 134 pp., 1.725 Ptas.

 

  • PETITBO JUAN, A. & POVEDANO MORENO, E. — Lacompetencia en el mercado del suelo. Una visión liberalizadora. ACoruña, 1998, 42 pp., 800 Ptas.

 

  • PONCE SOLER, J. — Discreccionalidad urbanísticay autonomía municipal. Generalitat de Catalunya, Escolad’Administració Pùblica de Catalunya, Ed. Civitas, Madrid, 1996,308 pp., 3.100 Ptas., ISBN: 84-470-0716-2

 

  • PONS GONZÁLEZ, M. & ARCO TORRES, M. A. —Diccionario de Derecho urbanístico (Adaptado a la Ley 6/1998, de 13 deabril, sobre Régimen del Suelo y Valoraciones). Granada, 1998 (3ªed.), 437 pp., 6.000 Ptas.

 

  • PONTE ORDOQUI, E. (Dir.) — Espacio públicourbano en la Comunidad Autónoma del Pais Vasco. Dirección deUrbanismo, Deparamento de Urbanismo, Vivienda y Medio Ambiente, Gobierno Vasco,San Sebastián 1994, 176 pp., ISBN 84-457-0483-4

 

  • POZO CARRASCOSA, Pedro del — El sistema decompensación urbanística. Madrid, Marcial Pons Ediciones Jurídicas,1993, 190 pp., 3.029 Ptas. ISBN 84-7248-163-8

 

  • PRECEDO LEDO, A. — Ciudad y desarrollo urbano. Madrid, 1996, 287 pp., 3.545 Ptas.

 

  • PRECEDO LEDO, A. (Dir.) — El área urbanade El Ferrol. La crisis de un modelo urbano. Vigo, 1995, 374 pp., 2.800Ptas.

 

  • PRECEDO LEDO, A., RODRÍGUEZ-MARTÍNEZCONDE, R. & VILLARINO PÉREZ, M. — Vigo, áreametropolitana. Vigo, 189, 235 pp., 1.515 Ptas.

 

  • QUEROL, M. A. & MARTÍNEZ DÍAZ, B. — La gestión del patrimonio arqueológico en España.Alianza Universidad, Madrid, 1996, 4.975 Ptas.

 

  • QUINTANA LÓPEZ, Tomás y LOBATO GÓMEZ,Jesús Miguel — Constitución y gestión de losPatrimonios Municipales de Suelo. Ed. Marcial Pons, Madrid, 1996, 146 pp.,2.000 Ptas., ISBN – 84-7248-317-7

 

  • QUIRÓS BELTRÁN, A. & ESTELLA LÓPEZ,J. M. — Estudio-comentario jurisprudencial sobre licencias urbanísticas. Granada, 1997, 526 pp., 5.500 Ptas.

 

  • RABANOS FACI, Carmen — Arquitectura populararagonesa. Moncayo, Zaragoza, 1995

 

  • RÀFOLS i ESTEVE, Joan — Políticad’habitatge en l’estat de les autonomíes. Generalitat de Catalunya,Institut d’Estudis Autonòmics, Barcelona, 1997

 

  • RAMOS MEDRANO, J.A. — Los deberes urbanísticosde los propietarios del suelo. Ed. Dykinson, Madrid, 1996, 130 pp., 1.950Ptas.

 

  • REGUERA RODRÍGUEZ, A. T. — La ciudad deLeón. Espacios y tiempos. León, 1996, 355 pp., 3.000 Ptas.

 

  • RENTERÍA AROCENA, A. (dir.) — Urbanismo:función pública y derechos individuales.Consejo General del Notariado, Madrid, 1998, 572 pp., 8.000 Ptas.

 

  • ROCHA GARCÍA, E. — El urbanismo. Suaspecto contractual, notarial y registral. Granada, 1996, 290 pp., 3.200Ptas.

 

  • RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, Román — La urbanización del espacio rural en Galicia. Ed. Oikos-Tau,Barcelona, 1997, 443 pp., 3.500 Ptas.

 

  • RODRÍGUEZ MORATA, F.A. — Derecho detanteo y retracto en la Ley de Arrendamientos urbanos de 1994. Ed. Aranzadi,3.700 Ptas.

 

  • ROMERO SAURA, Fernando & LORENTE TALLADA, JoséLuis — Régimen urbanístico de la Comunidad Valenciana, El.Ley 6/1994, de 15 de noviembre de la Generalitat Valenciana, Reguladora de laActividad Urbanística. Universidad Politécnica de Valencia, ,4ªed., 1996, 614 pp., ISBN: 84-7721-440-9

 

  • ROYO, J. (Coord.) — Parque Cultural del río Martín. Prames, Zaragoza, 1997, 118 pp., 900 Ptas.

 

  • RIVAS, J.L. de las y MUZIO, G. (Eds.) — Planeamiento urbano en la Europa Comunitaria : Bélgica, Italia, GranBretaña, Francia, Portugal y España. Valladolid, 1994, 275pp., 3.120 Ptas., ISBN 84-7762-442-3

 

  • SALGUERO DEL VALLE, J. — Urbanismo. La Coruña,1998, 350 pp., 6.000 Ptas.

 

  • SALINERO ALONSO, C. — La protección delpatrimonio histórico en el Código penal de 1995. Barcelona,1997, 354 pp., 5.240 Ptas.

 

  • SAMBRICIO, C, — Teritorio y ciudad en la Españade la Ilustración. Instituto del Territorioy Urbanismo, MOPT, Madrid,1991, 256 pp.

 

  • SÁNCHEZ CAL, Angel Luis — Ley del Suelodel 98. Comentarios jurídicos. Ley sobre Régimen del Suelo yValoraciones. (Ley 6/1998, de 13 de abril, publicada en el B. O. E. de 14 deabril de 1998).Ed. Edijus S.L., Zaragoza, 1998, 263 pp., 3.850 Ptas.

 

  • SANCHEZ GOYANES, E. (coord.) — Sistema urbanísticoespañol. Madrid, 1994, 2ª ed., 311 pp., 2.300 Ptas.

 

  • SANTAMERA, J. A. — Introducción alplaneamiento urbanístico. Madrid, 1996, 440 pp., 5.455 Ptas.

 

  • SANTOS, M. — De la totalidad al lugar. Barcelona, 1996, 167 pp., 1.500 Ptas.

 

  • SANTOS, M. — Metamorfosis del espacio habitado. Barcelona, 1996, 118 pp., 1.400 Ptas.

 

  • SANTOS DIEZ, R. & CASTELAO RODRIGUEZ, J — Derecho urbanísitico. Manual para juristas y técnicos. Madrid,1994, 910 pp., 9.500 Ptas..

 

  • SANZ ALDUAN, A. — Calmar el tráfico.Dirección General de Actuaciones Concertadas en las Ciudades. Ministeriode Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente, Centro de Publicaciones,Madrid, 1996, ISBN: 84-498-0180-X

 

  • SERRANO ALBERCA, M. — El derecho de propiedad,la expropiación y valoración del suelo. Editorial Aranzadi,Pamplona, 1995, 324 pp., 4.350 Ptas.

 

  • SEVILLA MERINO, Y. — La responsabilidadpatrimonial de la Administración por la aprobación de planes urbanísticosmunicipales. Valencia, 1994, 196 pp.,1.700 Ptas.

 

  • SIBINA TOMÁS, DOMÈNEC — Laconservación de las fachadas en condiciones de seguridad. Ed. Marcial Pons, Madrid, 1998, 130 pp., 1.900 Ptas., ISBN: 84-7248-565-X

 

  • SOBRINO, J. — Arquitectura industrial en España.1830-1990. Madrid, 1996, 367 pgs., 1.500 Ptas.

 

  • SORIA Y PUIG, A. (Coord.) — Cerdá: lascinco bases de la teoría general de la urbanización. Electa,Madrid, 1996, ISBN: 84-8156-064-2

 

  • SORIANO GARCÍA, José Eugenio —Hacia la tercera desamortización. Por la reforma de la Ley del Suelo. Ed. Marcial Pons, Madrid, 1995, 134 pp., 1.700 Ptas., ISBN: 84-7248-284-7

 

  • SORRIBES MONRABAL, J. — Comprendre i gestionar laciutat: un assaig d’economía i política urbana. Valencia, 1997, 306 pp., 2.600 Ptas.

 

  • SOSA WAGNER, F. (coord.) — Expropiaciónforzosa y expropiaciones urbanísticas. Pamplona, 1998, 1106 pp.,10.800 Ptas.

 

  • TEJEDOR BIELSA, J. C. — Propiedad, equidistribucióny urbanismo. Hacia un nuevo modelo urbanístico. Pamplona, 1998, 395pp., 4.360 Ptas.

 

  • TEJEDOR BIELSA, J. C. — Un modelo urbanísticoalternativo: El Derecho francés. Ed. Cedecs, Madrid, 1998, 176 pp.,2.950 Ptas.

 

  • TOLEDO JÁUDENES, J. — Régimenurbanístico del suelo tras la STC 61/1997, de 20 de marzo. Madrid,1997, 248 pp., 1.400 Ptas.

 

  • TRAYTER JIMÉNEZ, J.M. — El control delplaneamiento urbanístico. Madrid, 1996, 628 pp., 5.200 Ptas.

 

  • TRIGO PORTELA, J. — Efectos del control de losarrendamientos urbanos. Fundación para el análisis y losestudios sociales, Madrid, 1993, 53 pp.

 

  • TROITIÑO VINUESA, M.A. — Cascos antiguosy centros históricos : problemas políticos y dinámicasurbanas. Dirección General de Política Territorial yUrbanismo, MOPT, Madrid, 1993, 225 pp.

 

  • UNIÓN EUROPEA — Ciudades sostenibles.Informe.Oficina de Publicaciones de las Comunidades Europeas, 1998, 319 pp.,2.430 Ptas.

 

  • UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE VALENCIA —Abastecimientos de aguas urbanos (Curso UIMP: 19-23 de octubre de 1992).GeneralitatValenciana, Valencia, 1993, 539 pp., 6.000 Ptas.

 

  • UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE VALENCIA —Gestión de sequías en abastecimientos urbanos.U. D. Mecánicade fluidos, Valencia, 1998, 534 pp., 8.000 Ptas.

 

  • VALERA BOTELLA, S. — Aproximación a laformación de la ciudad en Europa. Alicante, 1990, 206 pp., 2.080Ptas.

 

  • VARONA ALABERN, J.E. — Valor catastral, El : Sugestión e impugnación. Editorial Aranzadi, 479 pp.

 

  • VILLAGRASA, J. — Vivienda y promocióninmobiliaria en España. Lleida, 1997, 2.500 Ptas.

 

  • VILLOTA, P. de — Las mujeres y la ciudadaníaen el umbral del siglo XXI. Madrid, 1998, 254 pp., 1.850 Ptas.

 

  • VV.AA. — Accesibilidad para personas conmovilidad reducida. Marco normativo en Urbanismo y edificación. Instituto Nacional de Sevicios Sociales(INSERSO), Mº de Asuntos Sociales,Madrid, 1993, 573 pp.

 

  • VV.AA. — Accesibilidad y calidad ambiental.Ponencias del I Congreso sobre Movilidad y Calidad Ambiental en Centros Urbanos. Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente, Madrid,1993, 191 pp.

 

  • VV. AA. — Actividades productivas y urbanismo.(Actas de las Jornadas celebradas en Córdoba del 23 al 25 de octubre de1994). Sevilla, 1997, 264 pp., Sevilla, 1997

 

  • VV.AA. — Un año de gestión urbanística1992-1993. Madrid, 1993, 299 p., 2.000 Ptas.

 

  • VV. AA. — Asturias: el declive de una regiónindustrial. Gijón, 1996, 461 pp., 3.500 Ptas.

 

  • VV. AA. — Atlas histórico de lasciudades europeas: Peninsula ibérica. Centro de Cultura de Barcelona,1995

 

  • VV. AA. — Ciudades para un futuro mássostenible. Madrid, 1996, 200 pp,. 4.000 Ptas.

 

  • VV.AA. — Ciutat i espai lluires. Vª Semanad’Estudis Urbans a Lleida, 26-30 d’octubre de 1992. Lleida, 1995, 224 pp.,1.500 Ptas.

 

  • VV. AA. — Congreso Ciudades históricasvivas, ciudades del pasado. Pervivencia y desarrollo. Mérida, 1997,489 pp., 2.400 Ptas.

 

  • VV. AA. — Conservación del Patrimonio enel mundo mediterráneo. ( Encuentro ” Criterios de Intervención). Castelló, 1996, 240 pp., 1.599 Ptas.

 

  • VV.AA. — Consideraciones económicasurbanísticas y legales ante la revisión del Plan General deOrdenación Urbana de Madrid. Jornadas urbanísticas organizadas porla Cámara de Comercio e Industria de Madrid. Madrid, 1994, 412 pp.,4.000 Ptas.

 

  • VV. AA. — Construcción y gestiónde grandes infraestructuras públicas. Turismo y administraciónlocal. Los problemas del Derecho administrativo en el fin del Siglo XX. (Congreso Italo-Español de Derecho Administrativo, Barcelona-Girona,26-28/09/1996).

 

  • VV.AA. — La enseñanza del Urbanismo. Unaperspectiva europea. Valladolid,1995, 139 pp., 1.560 Ptas.

 

  • VV.AA. — Equipamiento comercial en edificios deinterés arquitectónico. Col. Cuadernos, DirecciónGeneral para la Vivienda y Arquitectura, MOPU, Madrid, 1991, 74 pp.

 

  • VV.AA. — Hacia la tercera desamortización.( Por la reforma de la Ley del Suelo). Madrid, 1995, 134 pp.,1.700 Ptas.

 

  • VV. AA. — Integración del ferrocarril enel medio urbano. (Actas del Seminario ). MOPTMA, Fund. Ferrocarriles Españoles,Gen. Valenciana, Valencia, 1994, 407 pp., 3.500 Ptas.

 

  • VV. AA. — Manual para la evaluación delas inversiones de transporte en las ciudades. Madrid, 1996, 222 pp., 4.000Ptas.

 

  • VV. AA. — Normas urbanísticas de laComunidad de Madrid. Ed. Civitas, Col. Biblioteca de Legislación,Madrid, 1998, 218 pp., 1.200 Ptas.

 

  • VV.AA. — Normativa urbanística estatalsobre régimen del suelo. (Texto refundido de la Ley sobre Régimendel Suelo y Ordenación Urbana y sus Reglamentos). Madrid, 1995 (5ªedic.), 486 pp., 2.000 Ptas.

 

  • VV. AA. — Plan de Barrios. 10 años degestión urbana 1985-1995. Gobierno de Canarias, Ayuntamiento de LasPalmas, Gesplan, Las Palmas, 1995

 

  • VV. AA — La práctica del urbanismo.Efectos de la STC 61/1997, sobre el ordenamiento urbanísitco. Madrid,1997, 542 pp., 8.000 Ptas.

 

  • VV. AA. — Primer catálogo españolde buenas prácticas.Ciudades para un futuro más sostenible. Vol.II: Habitat. Madrid, 1996, 199 pp., 4.000 Ptas.

 

  • VV.AA. — Reflexiones ante la revisióndel Plan General de Ordenación Urbana de Madrid. (Jornadas Urbanísticasorganizadas por la Cámara de Comercio e Industria de Madrid los días3, 4, 5, 8, 9, 10 y 11 de mayo de 1995). Madrid, 1995, 366 pp., 4.000 Ptas.

 

  • VV.AA. — La reforma de la Ley del Suelo 1990. (Ponencias del Seminario celebrado en Valencia). Serie Urbanística, nº1, Consellería d’Obres Públiques, Urbanisme i Transports,Generalitat Valenciana, 1991

 

  • VV.AA. — La reforma del Régimen Urbanísticoy de la Ordenación Urbana. Centro de Estudios Municipales y CooperaciónIntermunicipal (CEMC), Granada, 1994

 

  • VV. AA. — Régimen del suelo yvaloraciones. Ley 6/1998, de 13 de abril. Madrid, 1998, 76 pp., 600 Ptas.

 

  • YESTE NAVARRO, I. — La reforma interior.Urbanismo zaragozano contemporáneo. Zaragoza, 1998, 495 pp., 3.000Ptas.

 


Home

  . l

 

Bibliografía

Noticias Legislación   Enlaces Durbacan
Derecho Urbanístico IusCan
Portal Jurídico Info Plan
Planeamiento PaHisCan Patrimonio Histórico

Bibliografía

 

Home

  . l

 

acto administrativo

Noticias Legislación   Enlaces Durbacan
Derecho Urbanístico IusCan
Portal Jurídico Info Plan
Planeamiento PaHisCan Patrimonio Histórico

Actoadministrativo

Es toda manifestación de voluntad, de deseo, de conocimiento o de juiciorealizada por la Administración Pública en el ejercicio de una potestadadministrativa 

Actos municipales : Ordenanzas, Bandos,Licencias

 

Clases de acto administrativo

Los actos discrecionales son aquellos dictados en ejercicio depotestades igualmente discrecionales. no hay, ni competencias o potestadesabsolutamente discrecionales

Control de la actividad administrativa discrecionalidad técnica y motivación apuntes a partir de la reciente jurisprudencia española

Es improcedente que la Administración sea sustituida totalmente por losTribunales en la valoración de las circunstancias que motivan la aplicación dela potestad discrecional, pues ello transciende de la función específica delos Tribunales

Actos reglados son en cierta forma actos debidos, que están previstospor la norma cuando se dan los supuestos de hecho, pero entonces se produce elproblema de la interpretación de cuando se da la situación prevista por lanorma cuando esta utiliza conceptos jurídicos indeterminados  queha de otorgarse alcance y significación específicos a la vista de unos hechosconcretos excluye la existencia de varias soluciones igualmente legítimas,imponiendo como correcta una única solución en el caso concreto incompatiblecon la  discrecionalidad. puede distinguirse a la hora de su aplicación odel control judicial entre un círculo de certeza positiva (supuestos queclaramente encajan en el concepto), un halo de incertidumbre (supuestosde dudoso encaje)y un círculo de certeza negativa (supuestos que claramente noencajan en el concepto). La técnica de los conceptos jurídicos indeterminadoses común a todas las esferas del Derecho. Así: buena fe, negligencia

Los Actos firmes y consentidos, son actos que, al margen de que hayancausado o no estado, se consideran manifestaciones judicialmente indiscutiblesde la voluntad de un órgano administrativo porque su recurribilidad resultavetada por el transcurso de los plazos establecidos para su impugnación sin quela persona legitimada para ello haya interpuesto el correspondiente recursoadministrativo o jurisdiccional.

Los Actos reproductorios y confirmatorios, son aquellos que reiteranpor reproducción o por confirmación, otros anteriores firmes y consentidos. Sise prohíbe su impugnación es justamente para evitar que, a través de unanueva petición y su denegación por la Administración, se reabra un debatejudicial sobre lo que ya ha sido definitivamente resuelto en vía administrativao judicial.

actos favorableso declarativos de derechos son, los que amplían laesfera jurídica de los particulares. Son actos fáciles de dictar pero difícilesde anular o revocar. Admisiones, Concesiones, Autorizaciones Aprobaciones, Dispensas.Son actos por los que la Administración exonera a un administrado o a otraAdministración del cumplimiento de un deber ya existente. Sólo puede tenerlugar cuando está prevista en la ley, la regla de la inderogabilidad singularde los reglamentos

actos de gravamen

limitan la libertad o los derechos de los administrados o bien les imponensanciones. sin que en ningún caso pueda reconocérseles efecto retroactivo

Las Órdenes. Son actos por los que la Administración impone a unsujeto un deber o conducta positivo o negativo y de cuyo incumplimiento puedederivarse, sin perjuicio de su ejecución por la propia Administración, unasanción penal o administrativa al obligado. La orden presupone una potestad desupremacía general, como la que ostentan las administraciones territorialessobre todos los ciudadanos que residen en un determinado territorio o bienespecial sobre algunas clases de ellos, dentro de una relación jurídica entrela Administración y el destinatario e la orden.

Los Actos Traslativos de Derechos. Son aquellos cuyo efecto estrasferir la propiedad o alguna de sus facultades a una Administración o a untercero, destacan las expropiaciones.

Los Actos Extintivos. Son aquéllos cuyo efecto es extinguir underecho o una relación jurídica, bien actuando directamente sobre éstos osobre el acto origen del derecho o de la relación. Entre los que actúandirectamente pueden incluirse la confiscación, que se produce sobre objetos ilícitoso peligrosos (drogas, armas prohibidas) y que no suponen un derecho a laindemnización; la caducidad o decadencia de derechos que se origina como sanciónde un comportamiento contrario a la finalidad por la que se otorgó el derecho(por ej. en materia de concesiones, la no utilización o explotación de losbienes concedidos).

Los Actos Punitivos. Son aquellos por los que la Administraciónimpone una sanción como consecuencia de la infracción a lo dispuesto enuna norma o en un acto administrativo.

 

Por la forma de su exteriorización, los actos administrativos pueden serexpresos o presuntos, en virtud de silencio administrativo. La falta derespuesta, el silencio de la Administración, frente a una petición o elrecurso de un particular se atribuye al silencio el valor de una decisión designificado unas veces negativo o desestimatorio y otras estimatorio o positivo.De aquí que se hable de dos clases de silencio: positivo y negativo.

la falta de resolución en plazo (3 meses) se considera como estimación positivade la solicitud en los siguientes casos: 

Solicitudes cuya estimación habilitaría al solicitante para el ejercicio dederechos preexistentes.Las solicitudes en cuya normativa de aplicación no seestablezca que quedarán desestimadas si no recae resolución expresa. Seentiende producida la desestimación de la solicitud en el ejercicio del derechode petición y en la resolución de recursos administrativos.

La desviación de poder.

Los móviles de cualquier acto de la Administración deben adecuarse aaquellos fines públicos por los que la competencia ha sido atribuida.Justamente por ello el ejercicio de la competencia, con finalidad diversa de laque justificó su atribución legal, constituye el vicio conocido como desviaciónde poder

El contenido y los elementos accidentales de los actos administrativos.

Contenidos accidentales y eventuales de los actos son: él término,condición y modo.

 término. Es el momento, ordinariamente un día determinado, apartir del cual debe comenzar o cesar la eficacia del acto. El momento en que elacto administrativo adquiere eficacia es aquel en que alcanza la perfección yla expresión de un término distinto sirve para que el acto despliegue susefectos en un momento anterior o posterior

condición. Es la cláusula por la que se subordina el comienzo o lacesación de los efectos de un acto al cumplimiento de un suceso fortuito oincierto. En el primer caso se habla de condición suspensiva y en el segundo decondición resolutoria, estas se distinguen de las condiciones iuris.

modo. Es una carga específica impuesta a la persona en cuyo interésse ha dictado el acto, por la cual se le exige un determinado comportamiento delque depende de la posibilidad de disfrutar de los beneficios del acto, lo que,sin embargo, no debe confundirse con los deberes que directamente impone la leycomo contenido implícito de aquél.

Los elementos formales

El procedimiento. Es el conjunto de actuaciones preparatorias yconducentes al acto o resolución final cuya finalidad es asegurar el acierto yla eficacia de la Administración, además de garantizar los derechos ylibertades de los particulares.es un requisito esencial

La regla general sobre la forma de declaración de los actos administrativoses la exigencia de forma escrita 

La motivación los actos necesitados de motivación expresa los queresuelvan procedimientos de revisión de oficio de actos administrativos,recursos administrativos, reclamaciones previas a la vía judicial yprocedimiento de arbitraje, los acuerdos de tramitación de urgencia y los quese dicten en ejercicio de potestades discrecionales 

Publicacióny notificación.

La comunicación de los actos administrativos a los interesados se actúa pormedio de la notificación o publicación. La notificación es una comunicaciónsingular a persona o personas determinadas, mientras la publicación se dirige aun colectivo de personas o singulares pero en paradero desconocido. son unacondición de la eficacia de los actos administrativos . hay deber de notificara los interesados “las resoluciones o actos administrativos que afecten asus derechos o intereses”, modalidades de la notificación. la personal,por edictos, la publicación y la publicación-notificación.

El plazo en que deberá iniciarse la notificación es de 10 días a partir dela fecha en que el acto sea dictado la superación de este plazo no determina lanulidad de la notificación, pues se trata de una irregularidad no invalidante..

El contenido de la notificación “deberá contener el texto integro dela resolución, con indicación de si es o no definitivo en la víaadministrativa, la expresión de los recursos que procedan, órgano ante el quehubieran de presentarse y plazo para interponerlos, sin perjuicio de que losinteresados puedan ejercitar, en su caso, cualquier oro que estimenprocedente”. El Tribunal Supremo tiene declarado que debe notificarse la”totalidad de la notificación” y que no es válida a la de unaliquidación tributaria omitiendo los elementos esenciales “como la baseimpositiva y el tipo de gravamen”.

Si a la notificación le faltan algunos de estos extremos estamos enpresencia de una notificación defectuosa, por lo que el acto carece deeficacia. Las notificaciones defectuosas son convalidables; de no producirse lasubsanación ni darse el interesado por notificado, el acto incorrectamentenotificado no adquiere firmeza.

En cuanto a los medios de practicar las notificaciones  se practicaránpor cualquier medio que permita tener constancia de su recepción por elinteresado o su representante, así como de la fecha, la identidad y elcontenido del acto notificado

La notificación se hará primordialmente en el lugar que haya designado elinteresado en la solicitud, que puede o no coincidir con su domicilio, siendo ésteel lugar en el que en otro caso debe practicarse la notificación. El sujetopasivo de la notificación personal es el propio interesado o su representante.Si éstos rechazaren la notificación se hará constar en el expediente,especificándose las circunstancias del intento de notificación y se tendrápor efectuado el trámite siguiéndose el procedimiento 

cuando los interesados en un procedimiento sean desconocidos, se ignore ellugar de la notificación o el medio, etc. La notificación se hará por mediode anuncios en tablón de edictos del Ayuntamiento y en el B.O.E. de las CCAA oBOP.

La tercera forma de notificación es la publicación de la resolución y queconsiste en insertar la resolución, con los mismos elementos que la notificaciónpersonal, en el tablón de anuncios de la sede del órgano administrativo omedios de comunicación que se hayan indicado previamente. cuando el acto tengapor objeto una pluralidad indeterminada de personas o cuando se trate de actosintegrantes de un procedimiento selectivo o de concurrencia competitiva decualquier tipo.

La publicación notificación, consiste en publicar en el diario oficial quecorresponda una somera indicación del contenido del acto para que después elinteresado comparezca en el plazo que se le señale para enterarse de sucontenido íntegro y dejar constancia de tal conocimiento. Esta fórmula decomunicación puede emplearla el órgano competente cuando apreciase que lanotificación por medio de anuncios o la publicación de un acto lesionaderechos o intereses legítimos 

 

Home

  . l

 

El Arrendamiento Urbano

Noticias Legislación   Enlaces Durbacan
Derecho Urbanístico IusCan
Portal Jurídico Info Plan
Planeamiento PaHisCan Patrimonio Histórico

El ARRENDAMIENTO URBANO

El arrendamiento 

El arrendamiento de local comercial.

El arrendamiento de vivienda.

El arrendamiento de vivienda.

Posibilidad deinscripción del arrendamiento.

Gastos e Impuestos queinciden en el arrendamiento inmobiliario.

Actualizaciónde las rentas en los arrendamientos

supuesto práctico de actualización

Calculo actualizacion de rentas en función del IPC

Indicespara actualización de la renta

Modelo contratoarrendamiento

 

 

 

 

Home

  . l

 

Aprovechamiento Medio

Noticias Legislación   Enlaces Durbacan
Derecho Urbanístico IusCan
Portal Jurídico Info Plan
Planeamiento PaHisCan Patrimonio Histórico

Aprovechamiento Medio

 

 En los sectores de suelo urbanizable y en los ámbitos de suelo urbano, el planeamiento establecerá los aprovechamientos urbanísticos global y medio en función de los usos, intensidades, tipologías edificatorias y circunstancias urbanísticas de los terrenos que no estén destinados a viales, zonas verdes y demás dotaciones. 

El Plan General establece los coeficientes que expresan el valor que atribuye a cada uso y tipología edificatoria en relación con los demás. También podrá establecer un coeficiente para cada sector o ámbito, en función de su situación dentro de la estructura territorial. 

 

El aprovechamiento urbanístico de cada área será el resultado de multiplicar la superficie de las parcelas lucrativas de la misma por la edificabilidad correspondiente, expresada en metros cuadrados edificables por cada metro cuadrado de suelo, y por el coeficiente de homogeneización, expresándose el resultado en unidades de aprovechamiento. El aprovechamiento urbanístico de un sector o ámbito será la suma de los aprovechamientos que correspondan a todas sus áreas diferenciadas. 

La asignación de coeficientes a los distintos usos y tipologías edificatorias, sectores, ámbitos y áreas diferenciadas deberá ser razonada, exponiendo las motivaciones que han dado lugar a su determinación. 

El aprovechamiento urbanístico medio de cada sector o ámbito se obtendrá dividiendo su aprovechamiento urbanístico por su superficie total, incluida la de los sistemas generales comprendidos o adscritos al mismo. El resultado se expresará en unidades de aprovechamiento por metro cuadrado. 

El Aprovechamiento que corresponde a cada propietario (Aprovechamiento Patrimonializable) es el Aprovechamiento Medio multiplicado por la superficie del terreno aportado por dicho propietario mermado con el porcentaje de cesión obligatoria (10%)

Elaprovechamiento medio y la distribución equitativa de los beneficios y las cargas derivados del planeamiento

 

Home

  . l

 

EFICACIA DE LOS ACTOS ADMINISTRATIVOS

Noticias Legislación   Enlaces Durbacan
Derecho Urbanístico IusCan
Portal Jurídico Info Plan
Planeamiento PaHisCan Patrimonio Histórico

EFICACIADE LOS ACTOS ADMINISTRATIVOS

la producción de los efectos propios del acto administrativo. los actos dela Administración serán válidos y producirán efecto desde la fecha en que sedicten 

validez  supone la concurrencia en el acto de todos los elementos que lointegran y tiene lugar desde el momento que se dictan o acuerdan 

la eficacia hace referencia a la producción temporal de efectos y puedehallarse supeditada a la notificación, publicación o aprobación posterior delacto válido.

excepciones

 La DEMORA EN LA EFICACIA del acto administrativo, es decir, el retrasoen la producción de sus efectos propios, puede producirse porque así lo exijala naturaleza del acto, porque incluya una condición suspensiva o términoinicial o porque la eficacia quede supeditada a su notificación, publicación oaprobación superior 

 IRRETROACTIVIDAD, principio sin excepción para los actos de gravamen olimitativos de derechos. Para los actos favorables o ampliativos el principiogeneral es también la irretroactividad, salvo la posibilidad de darles eficaciaretroactiva cuando se dicten en sustitución de actos anulados, siempre que lossupuestos de hecho necesarios existieren ya en la fecha a que se retrotraiga laeficacia del acto y éste no lesiones derechos o intereses legítimos de otraspersonas 

La eficacia retroactiva de los actos favorables estará siempre condicionada,en primer lugar, a que los supuestos de hechos necesarios existieran ya en elmomento en que se retrotraiga la eficacia del acto y, en segundo término, a queno lesiones derechos e intereses de otra persona,

Sin embargo este límite no puede jugar en vía de reclamación para losactos resolutorios de recursos o las sentencias judiciales cuando un nuevo actose dicta en sustitución de otro anulado.

LA PRESUNCIÓN DE VALIDEZ 

los actos administrativos, aún siéndo nulos,  pasan por válidosmientras esa nulidad no ha sido declarada administrativa o judicialmente.

La presunción de validez del acto administrativo no es, sin embargo unapresunción iure et de iure, sino una simple presunción iuris tamtum es decir,que admite prueba en contrario. La presunción de validez cubre los actosdefinitivos, pero no toda la actividad probatoria previa a estos y que serefleja en el expediente administrativo, pues como dice el Tribunal Supremo”la presunción de legalidad que adorna los actos administrativos nosignifica un desplazamiento de la carga de la prueba, que conforme a las reglaspor las que se rige  corresponde a la Administración, cuyas resolucioneshan de sustentarse en el pleno acreditamiento del presupuesto fáctico queinvoquen.

Sin embargo las actas de inspección gozan de presunción de certeza siempreque el acto refleje la convicción personal del inspector, resultado de supersonal y directa comprobación in situ de los hechos y se trate de verdaderosservicios de inspección pues, en caso contrario tiene el valor de denuncia.

LA EJECUTORIEDAD 

Es la acción de oficio o privilegio de decisión ejecutoria, esto es, lapotestad de la Administración para llevar a efecto el mandato que el actoincorpora violentando la posesión y la libertad personal del administrado.

Esta cualidad es la que realmente separa y distingue los actosadministrativos de los actos privados que necesitan del apoyo judicial paratomar sobre otro medidas ejecutorias.se manifiesta de manera diversa según lanaturaleza y contenido de éstos. En unos casos la ejecución forzosa como talno es necesaria porque el acto se cumple sin resistencia de sus destinatarios;en otros porque la naturaleza del acto no comporta ninguna actuación materialde ejecución por la Administración.

Tampoco puede hablarse de ejecución forzosa del acto administrativo encontra de la propia Administración, es decir, cuando el acto reconoce derechosa los particulares e impone correlativos deberes a la Administración. Si éstano cumple voluntariamente, el administrado no tiene más alternativa que forzarsu cumplimiento por la vía judicial, provocando previamente los actosdesestimatorios.

Otro supuesto en que no es necesario recurrir a la ejecutoriedad paraexplicar el efecto compulsivo del acto administrativo se da cuando las medidasde ejecución de éste se pueden subsumir en el ejercicio natural de laautodefensa posesoria. Así ocurre cuando la Administración ordena la expulsiónde un particular de una dependencia del dominio público o del seno de unservicio público.

Fuera de hipótesis anteriores, el supuesto necesario para la ejecuciónforzosa lo constituyen los casos en que el acto administrativo impone deberespositivos o negativos al administrado que impliquen, en cuanto este se niega alcumplimiento voluntario, una agresión sobre aquel mediante la alteración de suius posesionis sobre sus bienes, o una violencia sobre su libertad personal. Entales supuestos, la Administración utiliza el privilegio de decisiónejecutoria del acto administrativo o acción de oficio, regulada en la LRJAP ydel PAC.

para la legitimidad de la ejecución forzosa de la Administración elcumplimiento de las siguientes condiciones:

1) La existencia de un acto de la Administración y que se trate de actosadministrativos y no de actos privados de aquélla 

2) Que el acto sea ya plenamente eficaz porque no ha sido suspendidaadministrativa o judicialmente su ejecutoriedad o su eficacia no esté pendientede condición, plazo o autorización o aprobación de autoridad superior. 

3) Que la ejecución vaya precedida del oportuno requerimiento oapercibimiento a fin de que el obligado no sea sorprendido por aquella y se lede la oportunidad de cumplir voluntariamente el mandato de la Administración 

4) La ejecución administrativa está condicionada, a que la ley no hayaconfigurado con relación al acto que se pretende ejecutar un régimen deejecución judicial.

MEDIOS DE EJECUCIÓN

1.- La OCUPACIÓN: Es la forma de ejecución de los actos que imponen a losparticulares la entrega de un bien determinado del que aquéllos están en laposesión; si el particular no lo entrega la Administración toma posesión deél por medio de sus funcionarios. 

2.- la ejecución sobre los bienes o elAPREMIO SOBRE EL PATRIMONIO mobiliario o inmobiliario del ejecutado se utilizapara garantizar el cumplimiento de las obligaciones de dar que se concretan enuna suma de dinero, sea por causa tributaria o cualquiera otra. 

3.- La EJECUCIÓNPOR COERCIÓN sobre el obligado por el acto administrativo es utilizada cuandose trata de prestaciones que, por ser personalísimas e infungibles, no sirvenlos medios anteriores. Esta fórmula de ejecución puede ser directa o indirecta(Zanobini). Nuestra LRJAP y del PAC., alude solo a la coerción directa.distinguiendo la económica a través de las llamadas multas coercitivas, de lafísica, que llama compulsión sobre las personas.

propios de la Administración.

Suspensión 

La rigidez del principio de ejecutoriedad de los actos administrativos estáatemperada por la posibilidad de que la Administración o los Tribunales cuandoesté pendiente una reclamación suspendan, de oficio o a instancia delinteresado. la eficacia del acto administrativo, paralizando la ejecución mismadel acto. La suspensión de efectos de los actos administrativos es una válvulade escape y de seguridad, excepcional que permite enjuiciar la corrección delacto antes de que su ejecución haga inútil el resultado de ese juicio.

 EL APREMIO SOBRE EL PATRIMONIO

Es el procedimiento más generalizado de ejecución de los actosadministrativos. Se aplica al cobro de toda suerte de débitos frente a lasadministraciones públicas y no sólo para las deudas tributarias del Estado,incluso esta prevista su utilización en favor de particulares cuando desempeñanactividades consideradas como públicas, como es el caso de las Entidades urbanísticas.

En el procedimiento de apremio interviene el juez en garantía dedeterminados derechos fundamentales, lo que permite configurarlo como unprocedimiento mixto judicial-administrativo (art. 18 de la Constitución..inviolabilidaddel domicilio) se requiere la autorización motivada del juez penal de instrucción.

Una segunda intervención judicial, articulada en defensa de la propiedadconsistía en la constitución de una Mesa en los locales de los juzgados parala subasta de los bienes inmuebles presidida por el juez. El procedimiento seinicia cuando existe un acto que obligue al pago de apremio por no haber sidoatendido por el deudor en el plazo de pago voluntario.

Una vez iniciada la tramitación del procedimiento de apremio sólo sesuspende en dos circunstancias: a) si se realiza el pago o se garantiza ladeuda, b) cuando se produzca reclamación de tercería de dominio y otra acciónde carácter civil (art. 136 de la L.G.T.).

Trámite fundamental es el aseguramiento del crédito a través de loscorrespondientes embargos de bienes en cantidad suficiente para cubrir elimporte total de la deuda más los recargos, para los inmuebles, el embargo serealiza mediante la correspondiente anotación preventiva en el Registro de laPropiedad. El procedimiento termina con la subasta pública de los bienestrabados, a menos que se produzca reclamación por tercería del dominio ante eljuez civil. Si los bienes inmuebles no llegan a enajenarse en dos subastassucesiva, podrán adjudicarse a la Hacienda en pago del crédito insatisfecho(art. 134 de la L.G.T.).

LA MULTA COERCITIVA.

Este medio de ejecución consiste en la imposición de multas reiteradas enel tiempo hasta doblegar la voluntad del obligado para cumplir el mandato delacto administrativo de cuya ejecución se trata. Es una técnica importada delDerecho alemán, que denomina penas ejecutivas.

Siguiendo el modelo germánico, la regulación de la multa coercitiva viene aresaltar su diferencia respecto de las multas de Derecho penal afirmándose queaquélla no tiene carácter de pena con la grave consecuencia de la inaplicacióndel principio non bis in idem en relación con las multas sucesivas que implicaesta técnica. En un claro exceso de dureza y autoritarismo se acepta, lacompatibilidad de la multa coercitiva con otras sanciones penales oadministrativas, “la multa coercitiva dice el art. 99 de la LRJAP y delPAC, será independiente de las que puedan imponerse en concepto de sanción ycompatible con ellas”.

Los supuestos en que procede la imposición de multas coercitivas son muyamplios, pues comprenden desde “los actos personalísimos en que no procedala compulsión directa sobre las personas” o “la Administración no laestimará conveniente”, hasta aquellos otros “cuya ejecución pueda elobligado encargar a otra persona”, art. 99 de la LRJAP y del PAC.

La multa coercitiva sólo es aplicable en la fase de ejecución de un actoadministrativo. No es lícita su utilización en actuaciones inspectoras paradoblegar la voluntad del inspeccionado y obligarle a declarar en su contra o afacilitar documentos o pruebas que le comprometan como ocurre en materia fiscal(art. 83 de la LGT).

La multa coercitiva actuada en un expediente sancionador equivale a unasuerte de coacción, de amenaza económica, para forzar a determinadasdeclaraciones. La misma inconstitucionalidad cabría predicar de cualquier leypor la que se atribuyese al juez penal el poder de imponer multas coercitivaspara obligar a declarar o exhibir documentos comprometedores a los inculpados enel proceso. De ahí que el Tribunal Constitucional haya planteado lainconstitucionalidad del art. 83.3 de la LGT, que sanciona la falta de aportaciónde pruebas y documentos contables o la negativa a su exhibición ante los órganosde la Inspección Tributaria. No obstante el TC. ha admitido la validez de esteprecepto (sentencia de 1990).

 LA COMPULSIÓN SOBRE LAS PERSONAS.

Como último medio de ejecución de los actos administrativos, el art. 100 dela LRJAP y del PAC, permite el empleo de la compulsión directa sobre laspersonas. La doctrina advierte que estas medidas de coerción directa pueden sermuy variadas, ya que van desde el simple impedimento de progresar en undeterminado camino, de impedir la entrada en un lugar, hasta comportar eldesplazamiento físico de una persona, etc.

La extrema gravedad de esta técnica obliga a postular que su aplicación sóloes lícita cuando los demás medios de ejecución no se corresponden en absolutocon la naturaleza de la situación creada, a parte de que “la leyexpresamente lo autorice” (art.100). Por ello leyes posteriores a la L.P.A.de 1958 incrementan las cautelas de su empleo y las medidas reparadoras de loseventuales excesos, con la exigencia “dentro del respeto debido a lapersona humana y a los derechos fundamentales “.

La compulsión ha de actuarse previo un acto formal y personal de intimidaciónpara el debido cumplimiento del acto u orden de cuya ejecución se trata. Cuandola compulsión actúa sobre un colectivo de personas la orden previa seconvierte en una acción de conminación que a veces se expresa de una formasimbólica, como ocurre con las intimidaciones para la disolución demanifestaciones por medio de toques de corneta.

 LA INVALIDEZ 

La invalidez puede definirse, como una situación del acto administrativo,caracterizada porque faltan o están viciados algunos de sus elementos. Unosvicios originan simplemente una nulidad relativa o anulabilidad que cura elsimple transcurso del tiempo o la subsanación de los defectos, mientras queotros están aquejados de la nulidad absoluta o de pleno derecho, lo que conduceirremisiblemente a la anulación del acto.

La LRJAP y del PAC, ha extendido notablemente los supuestos de nulidad depleno derecho, incluyendo en ellos “los actos que lesionan el contenidoesencial de los derechos y libertades” o cualquier otro que se establezcaexpresamente en una disposición de rango legal. Las disposicionesadministrativas son nulas de pleno derecho cuando “vulneren la Constitución,las leyes u otras disposiciones administrativas de rango superior, las queregulen materias reservadas a la ley y las que establezcan la retroactividad dedisposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechosindividuales”.

La anulabilidad, son anulables “los actos que infringen el ordenamientojurídico, incluso la desviación de poder  La irregularidad noinvalidante, son los actos con vicios o defectos menores, es decir, el”defecto de forma que no prive al acto de los requisitos indispensablespara alcanzar su fin, ni provoque la indefensión de los interesados”, asícomo a los actos “realizados fuera del tiempo establecido, salvo que el términosea esencial 

 LA NULIDAD DE PLENO DERECHO

El acto nulo de pleno derecho es aquél, que, por estar afectado de un vicioespecialmente grave, no debe producir efecto alguno y, si lo produce, puede seranulado en cualquier momento sin que a esa invalidez pueda oponerse la subsanacióndel defecto o del transcurso del tiempo.

La tarea de calificar la nulidad de pleno derecho relaciona los supuestos enque concurre ese vicio especialmente grave.

A) Actos que lesionan el contenido esencial de los derechos y libertadessusceptibles de amparo constitucional:

Este supuesto ha sido introducido por la reforma de l992, con la intenciónde reforzar la protección de los derechos fundamentales. Hay dos cuestiones deinterés: la determinación de esos derechos y libertades y de su contenidoesencial y las incidencias, en segundo lugar, de esa declaración de nulidad depleno derecho sobre el proceso especial de protección y el recurso de amparo.

Actos dictados por órgano manifiestamente incompetente por razón de lamateria y del territorio:

 Es manifiesta la incompetencia por razón de la MATERIA cuando seinvaden competencias de otros poderes del Estado como el Judicial o elLegislativo, también cuando las competencias ejercidas corresponden por razónde la materia o del territorio a otro órgano administrativo, siempre y cuandoesa incompetencia aparezca de forma patente, sin necesidad de un esfuerzo dialécticoo de una interpretación laboriosa.

la “incompetencia manifiesta” no queda reducida en la versiónjurisprudencial a los supuestos de incompetencia por razón de materia y delterritorio, pues incluye la incompetencia jerárquica, pero limitada a los casosde incompetencia grave, la que tiene relevancia para el interés público o paralos administrados y que no es sólo la que aparece de modo patente y claro 

C) Actos de contenido imposible:

Los supuestos de actos con contenido imposible se deben más a razonamientoslógicos de la doctrina que a experiencias reales resueltas por lajurisprudencia. Se alude a una imposibilidad por falta de substrato personal(nombramiento de funcionario a una persona fallecida), por falta de substratomaterial como cuando la ejecución de lo que el acto impone es material o técnicamenteimposible; y por falta de substrato jurídico como puede ser el caso de larevocación de un acto administrativo 

D) Actos que sean constitutivos de delito:

Este supuesto se refiere a los delitos que pueda cometer la Autoridad o elfuncionario con motivo de la emanación de un acto administrativo, pues laAdministración como persona jurídica no puede ser sujeto activo de conductasdelictivas.

El concepto de acto constitutivo de delito debe comprender toda incriminaciónpenal de una conducta y también de las faltas. Debe tratarse en todo caso deuna conducta tipificada en el Código penal o en las Leyes penales especiales nobastando que el hecho sea una infracción administrativa o disciplinaria.

Se distinguen los actos con contenido delictivo en que el acto es anterior ala comisión del delito en que el factor determinante de la responsabilidadcriminal se produce en un momento lógico anterior a la producción del acto. Entodos estos casos el acto administrativo debe ser anulado una vez firme lasentencia penal.

E) Actos dictados con falta total y absoluta de procedimiento

Frente al principio de esencialidad de las formas se reduce al mínimo losefectos invalidatorios de procedimiento, de manera que o bien este defecto esmuy grave, en cuyo caso estamos ante la nulidad de pleno derecho o absoluta o nolo es tanto y entonces no invalida el acto, constituyendo simplemente unairregularidad no invalidante. Con esta interpretación, los dos supuestos devicios de forma como supuestos de anulabilidad lo serían realmente de nulidadde pleno derecho.

El defecto de forma, se puede referir en primer lugar al procedimiento deproducción del acto, siendo nulo de pleno derecho si como dice la Ley”falta absolutamente el procedimiento legalmente establecido”.

En los actos de gravamen sancionadores y arbitrales la simple falta de vistay audiencia del interesado provoca asimismo la nulidad, como ha advertido unatradicional y sabia jurisprudencia.

La nulidad de pleno derecho debe comprender asimismo los más graves defectosen la forma de manifestación del acto administrativo, que como los actosjudiciales, requiere unas determinadas formas y requisitos, algunas esencialescomo la constancia escrita y la firma del titular de la competencia que dicta laresolución o del inferior que recibe la orden. 

F) Actos dictados con infracción de las reglas esenciales para la formaciónde la voluntad de los órganos colegiados:

Para la Jurisprudencia son esenciales la convocatoria, siendo nulo el acuerdotomado sobre una cuestión no incluida en el orden del día. También lo es lacomposición del órgano, como los Jurados de Expropiación; el quórum deasistencia y votación que es lo que determina también la existencia jurídicamisma y la voluntad del órgano y que debe concurrir no solo en la iniciaciónde esta, sino durante todo el curso de la sesión.

En la aplicación jurisprudencial ha habido exageraciones como la sentenciaque calificó de vicio insubsanable en la formación de voluntad municipal lafalta de una autorización previa de la diputación para que un Ayuntamientocediese determinados terrenos a una Universidad.

G) Cualesquiera otros que se establezcan expresamente en una disposiciónlegal:

Al margen de la enumeración que establecía el art. 47 de la LPA de 1958,otras normas con rango de ley o reglamentos, alteraron esa enumeración desupuestos de nulidad de pleno derecho. Así asimismo la Ley del Suelo dispuso lanulidad de pleno derecho de las reservas de dispensación que se contuvieren enlos Planes u Ordenanzas y de los actos que comporten una diferente zonificaciónde las zonas verdes o espacios libres previstos en los Planes de Ordenaciónurbana, así como de las licencias de autorización 

Otro supuesto es el art. 60 de la LGP, que impone la nulidad de pleno derechopara los actos y disposiciones administrativas de rango inferior a Ley queimpliquen la adquisición de compromisos de gastos no autorizados en lospresupuestos limitativos o por cuantía superior a su importe. La Ley deColegios Profesionales, contiene también una diversa redacción y enumeraciónde los actos nulos de pleno derecho, incluyendo los manifiestamente contrarios ala Ley y los adoptados con notoria incompetencia

H) La nulidad radical de las disposiciones administrativas:

El grado de invalidez aplicable a los reglamentos es por regla general, lanulidad de pleno derecho, pues a las causas o supuestos que determinan lanulidad de pleno derecho de los actos se suman a los supuestos en que ladisposición administrativa infrinja la Constitución, las leyes u otrasdisposiciones, las que regulen materias reservadas a la ley y las queestablezcan retroactividad de disposiciones sancionadoras no favorables orestrictivas de derechos individuales (art. 62.2).

LA IMPRESCRIPTIBILIDAD DE LA NULIDAD DE PLENO DERECHO.

diferencias entre el régimen jurídico del acto nulo de pleno derecho y delsimplemente anulable como las siguientes:

a) El carácter automático de la nulidad frente al carácter de laanulabilidad los actos de la Administración que incurran en cualquier infraccióndel Ordenamiento Jurídico, incluso la desviación de poder. 

b) La posibilidad de convalidación sólo prevista para los actos anulablesestablecida en 

 c) La imposibilidad de alegación de los vicios, motivo de la invalidezdel acto, por los causantes de los mismos en los casos de anulabilidad, pero noen los de nulidad plena prevista 

d) La mayor facilidad para la suspensión de la ejecutividad de los actosnulos de pleno derecho cuando son impugnables y al margen de que ocasionen o noperjuicios de imposible o difícil reparación 

al regular la revisión de los actos inválidos, permite que la acción denulidad se actúe de oficio o a instancia de parte, en cualquier tiempo,mientras el plazo para la revisión de oficio de los actos anulables se fija en4 años.

La posibilidad de esta acción como derecho del interesado a que laAdministración tramite el expediente de declaración de nulidad y contra cuyanegativa podría recurrirse en sede jurisdiccional tiene ya en su favor uncierto apoyo jurisprudencial. El Tribunal Supremo ha establecido un límite a laextemporaneidad de la acción en este tipo de nulidades: la acción de nulidades improcedente cuando, planteada en vía administrativa, no se recurre entiempo y forma contra su desestimación ante los Tribunales 

Esta Jurisprudencia y la regulación legal de la revisión de los actos en víaadministrativa que consagra la acción de nulidad deben llevar lógicamente a unretroceso de la doctrina de los actos consentidos, permitiendo su impugnaciónpor la acción de nulidad, aunque hayan transcurrido los plazos de interposiciónde los recursos administrativos o judiciales.

 ANULABILIDAD E IRREGULARIDAD NO INVALIDANTE.

la anulabilidad en la regla general de la invalidez Los vicios que originanla anulabilidad del acto administrativo son, convalidables por la subsanaciónde los defecto de que adolecen y por el transcurso del tiempo establecido parala interposición de los recursos administrativos o por el de 4 años frente alos poderes de la Administración para la revisión de oficio 

Pero no todas las infracciones del Ordenamiento Jurídico originan vicios quedan lugar a la anulabilidad. De estos hay que exceptuar los supuestos deIRREGULARIDAD NO INVALIDANTE que comprende las actuaciones administrativasrealizadas fuera del tiempo establecido 

El Tribunal Supremo exigiendo que la naturaleza del plazo venga impuestaimperativamente por la norma y además, la notoriedad o la prueba formal de lainfluencia del tiempo en la actuación de que se trate 

En cuanto a los defectos de forma, sólo invalidan el acto administrativocuando carecen de los requisitos indispensables para alcanzar su fin o producenla indefensión de los interesados Fuera de estos supuestos una jurisprudenciarestrictiva mantiene la tesis de que la forma tiene un valor estrictamenteinstrumental que sólo adquiere relieve cuando realmente incide en la decisiónde fondo, la cual se considera verdadera frontera de la invalidez.

La calificación de la indefensión como vicio que aboca a la anulabilidad yno a la nulidad absoluta, tiene en su favor una corriente jurisprudencialmayoritaria que admite la convalidación del vicio por el hecho de laoportunidad de defensa a posteriori que comporta la interposición de lospertinentes recursos administrativos y judiciales contra el acto viciado deindefensión. Sin embargo esta doctrina está en abierta contradicción con lade otros pronunciamientos que afirman la insubsanabilidad de la indefensión envía de recurso o que reducen esa posibilidad al supuesto en que la oposicióndel interesado se apoya “única y exclusivamente en consideraciones deDerecho”.

la CONVALIDACIÓN de los actos anulables subsanando los vicios de queadolezcan. Los efectos de la convalidación se producen sólo desde la fecha delacto convalidatorio, a menos que se den los supuestos de eficacia retroactiva Dela convalidación se excluyen la omisión de informes o propuestas preceptivas.

En cuanto a la forma, la convalidación de la incompetencia jerárquica deberáefectuarse por ratificación del órgano superior, admitiendo el TribunalSupremo la que tiene lugar al desestimar éste el recurso de alzada interpuestocontra el acto del órgano inferior incompetente. En la convalidación por lafalta de autorizaciones administrativas la jurisprudencia exige no sólo que seproduzca a posteriori, sino que el otorgamiento por el órgano competente sehaga ajustadamente a la legalidad vigente.

La regla de la INCOMUNICACIÓN de la nulidad, este principio sanatorio evitalos contagios entre las partes sanas y las viciadas y se admite tanto de actuacióna actuación dentro de un mismo procedimiento como de elemento a elemento dentrode un mismo acto administrativo. Consecuencia de ambas reglas es el deber deconservación de aquellos actos o trámites cuyo contenido hubiera permanecidoen el mismo de no haberse realizado la infracción origen de la nulidad

CONVERSIÓN, técnica mediante la cual un acto inválido puede producir otrosefectos válidos de los previstos por su autor”los actos nulos, que sinembargo, contengan los elementos constitutivos de otro distinto producirán losefectos de éste”. 

LA ANULACIÓN DE LOS ACTOS INVÁLIDOS A INICIATIVA DE LA ADMINISTRACIÓN. DELPROCESO DE LESIVIDAD A LA ANULACIÓN DIRECTA.

A esa declaración de invalidez se puede llegar por iniciativa de losinteresados canalizados por los recursos administrativos o judiciales ante laJCA, pero al margen de estas vías de recurso, el principio de legalidad obligaa la Administración a reaccionar frente a cualquiera de sus actos o actuacionesque contradigan al ordenamiento acomodándolos a aquél.

Respecto a las garantías, se exigió, para declarar la nulidad de los actosnulos de pleno, el dictamen favorable del Consejo de Estado. Para los actosanulables declarativos de derechos que infringen la ley se limitó el plazo paraesta declaración a 4 años desde que fueron adoptados, siempre que el Consejode Estado informe positivamente sobre esa circunstancia de la infracciónmanifiesta. Fuera de esos casos, la Administración debía soportar la carga deacudir al proceso de lesividad. Toda la garantía del administrado favorecidopor un acto declarativo de derechos frente al poder anulatorio de laAdministración residía en el informe vinculante del Consejo de Estado y asíse reconocía mayoritariamente en la doctrina. Este sistema funcionócorrectamente y la doctrina no le opuso reparos.

B) La facultad anulatoria directa y la marginación del proceso de lesividaden la anulación de los actos declarativos de derecho. 

Para los actos anulables, se admite su anulación y el consiguientedesconocimiento de los derechos, también de oficio o a solicitud delinteresado, dentro del plazo de 4 años desde que fueron dictados, siempre queinfrinjan gravemente normas de rango legal o reglamentario, pero se disminuye lagarantía, pues no es necesario el dictamen del Consejo de Estado y órganoconsultivo de la CCAA 

Con las facilidades, que la Ley da para la anulación de los actos anulablesno es lógico imaginar que la Administración opte por calificar el acto de nulode pleno derecho o que, menos aún, se le ocurra recurrir la anulación de unacto declarativo de derechos. Lógicamente la Administración tratará siemprede calificar la invalidez del acto dentro de su grado menor, la anulabilidad.

C) Condiciones del proceso de lesividad:

El proceso de lesividad, que implica someter al juez la pretensióninvalidatoria de la Administración, está previsto para los actosadministrativos declarativos de derechos. Pero también se puede ampliar a loscontratos administrativos. El Tribunal Supremo, después de negarla, haterminado por admitir el proceso de lesividad ante la inexistencia de preceptoprohibido. Por el contrario, y sin fundamento jurídico claro, la ha rechazadopara la anulación de licencias municipales otorgadas erróneamente, remitiéndosea la revocación en el art. 16 del RSCL y asimismo para la anulación de laslicencias urbanísticas.

Históricamente se exigió que el acto cuya anulación se pretendía reunierael requisito de la doble lesión, es decir, infracción jurídica y al tiempouna lesión económica para la Administración. La Ley no exige ahora de formaexpresa la lesión económica pero normalmente se dará una lesión de estanaturaleza o de otra para el interés público y constituirá el interés, elmotor que tire de la Administración hacia la anulación del acto.

LIMITES Y EFECTOS DE LA DECLARACIÓN DE NULIDAD

El que un acto sea inválido, de pleno derecho o anulable, no quiere decirque deba ser necesariamente invalidado, pues es posible que esa adecuación delacto al ordenamiento engendre una situación todavía más injusta que laoriginada por la ilegalidad que se trata de remediar.

no podrán ser ejercitadas cuando por prescripción de acciones el tiempotranscurrido u otras circunstancias, su ejercicio resultare contrario a laequidad, al derecho de los particulares o a las leyes

Cuando la anulación sigue adelante hay que considerar los posibles efectosinvalidatorios sobre los derechos reconocidos o las prestaciones efectuadas. Siel acto anulado reconocía derechos al ejercicio de actividades o al percibo deprestaciones únicas o periódicas, el desconocimiento de la autorización parael futuro o la devolución de las prestaciones recibidas debe depender de que eltitular de esos derechos haya confiado de buena fe en la validez del acto y quesu confianza sea digna de protección (ley alemana). Esta solución espredicable en nuestro derecho en analogía con lo dispuesto en el Cc., sobre lasconsecuencias de la anulación de los contratos en que la buena fe y la falta deculpa es criterio decisivo para decidir sobre la devolución de las prestacionesrecibidas.

LA REVOCACIÓN DE LOS ACTOS ADMINISTRATIVOS.

La revocación equivale a su eliminación o derogación por motivos deoportunidad o de conveniencia administrativa. El acto es perfectamente legal,pero ya no se acomoda a los intereses públicos y la Administración decidedejarlo sin efecto.

La revocación se fundamenta en el principio de que la acción de la Adm. Públicadebe presentar siempre el máximo de coherencia con los intereses públicos y nosólo cuando el acto nace, sino a lo largo de toda su vida. 

Los problemas más graves de la revocación se presentan, al igual que en laanulación, cuando la Administración pretende la revocación de los actosdeclarativos de derechos como ocurre con las autorizaciones, concesiones,nombramientos, etc. En estos casos, aceptándose la legitimidad de la revocación,se cuestionan las causas y motivos y su precio, es decir, el derecho aindemnización del titular del derecho revocado.

El titular del derecho revocado tendrá o no derecho a indemnización enfunción de las causas que determinan la revocación y de la naturaleza delderecho afectado. Nada habrá que indemnizar en principio, por la revocación”cuando se incumplieren las condiciones” a que el acto administrativosujeta el derecho que en él se reconoce Si es,indemnizable la revocación delos actos administrativos cuando la causa legitimadora de la revocación es elcambio de circunstancias o de legislación o la adopción de nuevos criterios deapreciación sobre el interés público a los que responde el acto revocatorio,como ocurre con la revocación o rescate de las concesiones de bienes yservicios públicos o las licencias urbanísticas.

En cuanto al plazo en que la Administración ha de ejercitar la revocaciónsinprecisar un plazo específico, prohíbe que las facultades de revisión seanejercitadas cuando por prescripción de acciones, por el tiempo transcurrido uotras circunstancias su ejercicio resultare contrario a la equidad o al derechode los particulares.

LA RECTIFICACIÓN DE ERRORES MATERIALES Y ARITMÉTICOS

El acto administrativo, como cualquier otro acto jurídico, puede contener unerror. El error, como el dolo, provoca un falso conocimiento de la realidad.Pero las consecuencias sobre el acto son las mismas: la anulación del acto. Esasí porque el error de hecho supone una apreciación defectuosa del supuesto fácticosobre la que se ejercita la correspondiente potestad administrativa. El mismoefecto anulatorio debe predicarse del error de derecho, en cuanto supone laindebida aplicación del ordenamiento jurídico, siendo irrelevante a losefectos de la invalidez que esa infracción se produzca por error ointencionadamente por la autoridad o funcionario que es su autor.

Ambos errores, de hecho y de derecho, son vicios que originan la anulabilidadprevista en el art. 63 de la LRJAP y del PAC. Por ello la Administración debeseguir para la anulación de los actos viciados de error propiamente dicho, losprocedimientos establecidos para la anulación.

Al error MATERIAL O ARITMÉTICO se refiere el art. 105 de la LRJAP y del PAC;para legitimar una inmediata rectificación de oficio por la Administración almargen de cualquier procedimiento: “Las Administraciones Públicas podránrectificar en cualquier momento, de oficio, o a instancia de los interesados,los errores materiales de hecho o aritméticos existentes en sus actos”(art. 156 de la LGT con una limitación temporal de 5 años).

El error material y el error aritmético para que la Administración puedaeliminarlos expeditivamente han de caracterizarse, según el Tribunal Supremo,por ser ostensibles, manifiestos e indiscutibles; es decir, que se evidencianpor si solos, sin necesidad de mayores razonamientos. Por ello son susceptiblesde rectificación sin que padezca la subsistencia jurídica del acto que loscontiene.

En relación con los errores materiales, se plantea la cuestión de lasrectificaciones de la publicidad de las disposiciones y actos administrativos,que frecuentemente aparecen insertos en el B.O.E. o diarios oficiales bajo ladenominación de “corrección de errores” de las disposiciones o actosanteriores. Estas correcciones solo son lícitas cuando el error se ha producidoen la imprenta durante el proceso de impresión del acto o disposición en elboletín o periódico oficial, constituyendo un notable abuso la utilización dela “corrección de errores” para alterar substancialmentedisposiciones y actos anteriores no afectados de tales errores materiales oaritméticos

 Home

  . l

 

Ordenanzas

Noticias Legislación   Enlaces Durbacan
Derecho Urbanístico IusCan
Portal Jurídico Info Plan
Planeamiento PaHisCan Patrimonio Histórico

Ordenanzas

Bandos.

Órdenesindividuales.

Licenciasy autorizaciones.

 

Ordenanzas

—Clases.

LosReglamentos y ordenanzas son disposiciones administrativas de carácter generaly de rango inferior a la ley. La LBRL establece que en su calidad deAdministraciones públicas de carácter territorial y dentro de la esfera de suscompetencias, corresponde a los Municipios, Provincias e Islas, entre otras lapotestad reglamentaria y de autoorganización.

Partiendode la idéntica naturaleza de Ordenanzas y Reglamentos podemos establecer lasiguiente clasificación:

 Ordenanzaslocales en general.

 Reglamentoorgánico.

 Ordenanzasfiscales.

 Ordenanzasde edificación o construcción

 Ordenanzassobre aprovechamiento de bienes comunales.

 —Tramitación.

Laaprobación de las Ordenanzas locales se ajustará al siguiente procedimientogeneral: 

 Aprobación inicial por el Pleno yInformación públicay audiencia a los interesados por el plazo mínimo de 30 días para lapresentación de reclamaciones y sugerencias. Resoluciónde todas las reclamaciones y sugerencias presentadas dentro del plazo y aprobacióndefinitiva por el Pleno.

Enel caso de que no se hubiera presentado ninguna reclamación o sugerencia, seentenderá definitivamente adoptado el acuerdo hasta entonces provisional (art.49 LRBL).

Lasordenanzas, incluidos el articulado de las normas de los planes urbanísticos,así como los acuerdos correspondientes a éstos cuya aprobación definitiva seacompetencia de los Entes locales, se publican en el Boletín Oficial de laProvincia y no entran en vigor hasta que se haya publicado completamente sutexto y haya transcurrido el plazo de quince días hábiles (art. 70.2 LBRL).

Ordenanzas municipales de policía

—Actividadesmolestas, insalubres, nocivas y peligrosas. (Orden de 15 de marzo de 1963 por laque se aprueba la Instrucción Complementaria del RAM)

LasOrdenanzas municipales, además de lo que a emplazamientos pudiere afectar,precisarán las condiciones de seguridad e higiene complementarias de las que sedeterminan con carácter general en el Reglamento de Actividades Molestas,Insalubres, Nocivas y Peligrosas, que deben imponerse a cada una de lasactividades por él reguladas, acomodando sus normas a las peculiares característicasy condiciones de las localidades donde hayan de regir, pero sin que puedancontradecir sus preceptos.

Enlos Municipios capital de provincia, en los de más de 50.000 habitantes y, engeneral, en todos aquellos en los que predomine el censo industrial sobre el delresto de las actividades en ellos desarrolladas, será obligatoria la existenciade una Ordenanza especial exclusivamente dedicada a regular en todos susaspectos las actividades afectadas por el Reglamento.

EstaOrdenanza habrá de clasificar las actividades molestas, insalubres, nocivas ypeligrosas de forma sistemática, tipificando al máximo las medidas correctorasaplicables en cada una de ellas, con indicación de aquellas actividades cuyaubicación deba ser forzosamente en zonas industriales y de las que seconsideren compatibles con la vivienda.

Enla propia Ordenanza o en los planes de urbanización de los respectivosAyuntamientos se completarán las normas de instalación de dichas actividadescon las limitaciones pertinentes de potencia, superficie, ruidos admisibles ysituación del local respecto de la vivienda, todo ello teniendo presentes lascaracterísticas peculiares del municipio y de la zona de emplazamiento de laactividad.

Bandos.

Sonmanifestación típica de la potestad reglamentaria (indelegable) de losAlcaldes

Puedendiferenciarse entre las dos clases siguientes:

 Bandos recordatorios o reproducción de otrosanteriores, como por ejemplo, el relativo al uso de normas de higiene urbana.

Bandosde policía y buen gobierno, que contienen nuevas normas.

Menciónespecial merecen los llamados Bandos de necesidad o urgencia, cuya propiadenominación expresa su posible contenido. Ha de entenderse derogado, inclusosin

 

Órdenesindividuales.

Esotro tipo de acto administrativo, que tiene por objeto imponer de modo concreto,a un ciudadano o administrado -o a un grupo de ellos, determinado odeterminable- una cierta conducta, que puede ser positiva (mandato de hacer),negativa (no hacer o prohibición), o simplemente pasiva a (de soportar opadecer), y con ello, en cualquier caso, de un deber que el sujeto o sujetosafectados vienen obligados a cumplir en consecuencia. En cualquier caso, comoexcepción a una situación general de libertad, propia del ciudadano, que laorden administrativa viene a exceptuar o limitar, la orden de policía presuponeesta situación jurídica general, en la que ha de hallarse la necesariacobertura jurídica. El incumplimiento de una orden, dictada legalmente,determina como consecuencia la ejecución forzosa de su contenido, e incluso laadopción de medidas sancionadoras, de conformidad en cualquier caso con loprevisto en la Ley y, de modo general, en la LRJAP y PAC, por lo que se refierea la forma de llevar a cabo, cuando proceda, su ejecución subsidiaria, imponermultas coercitivas, etc.

Licenciasy autorizaciones.

LasCorporaciones Locales podrán intervenir la actividad de los ciudadanos a travésdel sometimiento a previa licencia y otros actos de control preventivo. Entreestos últimos actos se hallan, por ejemplo, las inscripciones en determinadosregistros o listas administrativas, homologaciones y comprobacionesadministrativas, la comunicación previa del ejercicio de una actividad, etc.

Lalicencia constituye un acto administrativo mediante el que el Ente localfiscaliza o supervisa el ejercicio de un derecho del administrado, antes dellevarse a cabo su actuación.

 

— Licenciasde actividades yTramitación (Art.9 RSCL).

Lassolicitudes de licencias se resolverán con arreglo al siguiente procedimiento,cuando no exista otro especialmente ordenado por disposición de superior oigual jerarquía:

1)Se presentarán en el Registro General de la Corporación y si se refieren aejecución de obras o instalaciones, deberá acompañarse proyecto técnico conejemplares para cada uno de los Organismos que hubieren de informar la petición.

2)En el plazo de los cinco días siguientes a la fecha del registro se remitiránlos duplicados a cada uno de los aludidos Organismos.

3)Los informes de éstos deberán remitirse a la Corporación diez días antes, almenos, de la fecha en que terminen los plazos, transcurridos los cuales seentenderán informadas favorablemente las solicitudes.

4)Si resultaren deficiencias subsanables se notificarán al peticionario antes deexpirar el plazo para que dentro de los quince días pueda subsanarlas.

5º)Las licencias para el ejercicio de actividades personales, parcelaciones ensectores para los que exista aprobado Plan de urbanismo, obras e instalacionesindustriales menores y apertura de pequeños establecimientos habrán deotorgarse o denegarse en el plazo de un mes, y las de nueva construcción oreforma de edificios e industrias, apertura de mataderos, mercados particularesy, en general, grandes establecimientos, en el de dos, a contar de la fecha enque la solicitud hubiere ingresado en el Registro General.

LasCorporaciones locales podrán reducir en cuanto a ellas afecte los plazos señalados.Los documentos en que se formalicen las licencias y sus posibles transmisionesserán expedidos por el Secretario de la Corporación.Las licencias oautorizaciones otorgadas por otras Administraciones Públicas no eximen a sustitulares de obtener las correspondientes licencias de las Entidades locales,respetándose en todo caso lo dispuesto en las correspondientes leyessectoriales (art. 84.3 LBRL).

Home

  . l