Viviendas turísticas en edificios residenciales.

El Juzgado de Primera Instancia nº 32 de Barcelona, de 20 de septiembre de 2012 había declarado que la actividad desarrollada por los propietarios de las viviendas destinadas al uso turístico es “molesta para los vecinos, comporta un uso excesivo de las instalaciones comunes y es contraria a la convivencia normal de la comunidad”, condenándo a cesar en dicha actividad.

 

Pero El TSJ de Cataluña en sentencia de fecha 19 de mayo de 2016 (Sentencia número 37/2016)  corrije esta sentencia, y desestima la demanda de unos vecinos de una comunidad de propietarios de un edificio donde había un piso de uso turístico. su decisión revoca la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona que había considerado que la actividad desarrollada por los dueños de estos apartamentos turísticos era molesta para los vecinos y que “era contraria a la convivencia normal”.

El TSJ de Cataluña considera además que “el uso de la vivienda que nos ocupa en este recurso de casación con fines turísticos, no consta que estuviera prohibido en los estatutos comunitarios cuando se inició la actividad”.